Publicidad

Estados Unidos

Sale a la luz un vídeo inédito del asalto al Capitolio: "Tiene que haber algo aquí que podamos usar contra esta escoria"

La revista 'New Yorker' desvela un vídeo de 12 minutos de duración con imágenes inéditas del asalto al Capitolio de Washington por parte de los partidarios de Donald Trump. Los amotinados camparon a sus anchas sin que la Policía les parase los pies.

La revista 'New Yorker' ha publicado un vídeo en su página web de 12 minutos con imágenes inéditas del asalto al Capitolio del pasado día 6 de enero de 2021 en Washington y que provocó que se declarase el estado de emergencia en la capital.

Las imágenes fueron tomadas por el reportero de la revista, Luke Mogelson. En las mismas se aprecia cómo los manifestantes están reunidos ante el edificio del Capitolio, donde finalmente acceden pasando ante una Policía que se encontraba bajo mínimos.

"Esta es nuestra casa, déjennos pasar", gritaban los manifestantes a los agentes, para después añadir dirigiéndose a los agentes: "Si no te retiras, te superan en número. Hay un millón de nosotros por ahí y escuchamos a Trump, tu jefe".

"¡Traición, traición!"

Los seguidores de Trump gritan "traición, traición" por los pasillos del Capitolio hasta que finalmente entran a la Cámara del Senado, que previamente fue evacuada mientras contaban los votos del Colegio Electoral que daban la victoria a Joe Biden.

En ese momento, se ve cómo los manifestantes comienzan a pasearse por los escritorios de los senadores revisando documentos y haciendo fotos de los papeles: "Tiene que haber algo aquí que podamos usar contra esta escoria", señala uno de ellos.

"Es uno de los nuestros", dicen sobre el republicano Ted Cruz mientras fotografíaban los papeles de su mesa. Asimismo, el FBI investiga un posible intento de venta a Rusia del ordenador de la demócrata Nancy Pelosi, que fue robado durante el asalto al Capitolio.

Mientras los partidarios de Trump se encuentran registrando las mesas, desde el balcón de arriba vemos al alborotador con el torso desnudo, pieles y cuernos de búfalo, que fue identificado más tarde como Jake Angeli, el líder del asalto al Capitolio, fanático de Trump y que se hace llamar Q-Shaman.

Después, vemos cómo Angeli se sienta en la silla desde la que el vicepresidente, Mike Pence, preside el Senado y cómo un oficial del Capitolio le pide que se levante y sea respetuoso, a lo que este obedece, pero antes deja una nota: "Es solo cuestión de tiempo, la justicia llegará". Empieza entonces una oración con un megáfono en mano, que fue seguida por los demás manifestantes que estaban en el salón.

Más tarde, otro manifestante se sienta en la misma silla y otro de los manifestantes le espeta que deben respetar el Senado porque es una "guerra de información" y no pueden "perderla". La respuesta del partidario de Trump: "Ellos pueden robar elecciones, ¿pero nosotros no podemos venir aquí a sentarnos?".

Washington se blinda

El asalto al Capitolio murieron cinco personas, incluido un oficial de Policía, y decenas resultaron heridas. El FBI abrió expediente a 160 personas y detuvo a decenas de ellas.

Ahora el país está en alerta máxima debido al aviso del FBI sobre "protestas armadas" en toda la nación entre el sábado y el miércoles 20, cuando Joe Biden tomará posesión de su cargo.

Para este miércoles, se espera que el número de militares en Washington se eleve hasta los 25.000, el quíntuple del total de 5.000 soldados desplegados ahora en Irak y Afganistán juntos, lo que convertirá a la investidura de Biden en la que cuenta con mayor despliegue de seguridad de la historia de Estados Unidos.

Las autoridades de los 50 estados del país también tomaron medidas desde el viernes para cercar los alrededores de sus capitolios estatales, y al menos 19 territorios desplegaron también allí tropas de la Guardia Nacional.

Publicidad