Rusia pone este viernes en servicio el primer reactor nuclear flotante. Se espera que en las próximas horas comience su viaje hacia el ártico, un un largo viaje de 5.000 kilómetros que ha provocado inquietud entre miembros de la comunidad científica y organizaciones ecologistas.

Su nombre es Académico Lomonósov pero lo califican de ""Chernobil flotante". Muchos temen que pueda ser objeto de un ataque o que sufra un accidente. Este buque será la primera estación nuclear que se envíe por mar para generar electricidad en regiones remotas de Rusia. Cuando agote su combustible tendrá que viajar de vuelta para ser recargada.

El diseño y la construcción ha durado una década, inició su primer viaje en abril de 2018, cuando salió a remolque de San Petersburgo rumbo a Múrmansk.