Civiles desaparecidos

Rusia convierte Dnipró en uno de los episodios más sangrientos de la invasión de Ucrania

Continúa la angustiosa búsqueda de supervivientes en un bloque de viviendas reducido a escombros en Dnipró, la cuarta ciudad más poblada de Ucrania. Al menos 40 personas están desaparecidas tras el impacto de un misil ruso.

Publicidad

El ataque con más víctimas civiles desde que comenzó el año deja, solo en un edificio, al menos 21 fallecidos y más de 70 heridos. Rusia lanzó 38 misiles de varios tipos y las defensas ucranianas derribaron 25. La ofensiva, que Putin ha calificado de "dinámica positiva", llega después del relevo en la cúpula militar rusa y ha sido devastadora.

Putin califica esta ofensiva como "dinámica positiva"

Desde hace horas, sólo se oye el rumor de las máquinas en el solar en el que ha quedado convertido el bloque residencial que se puede ver en el vídeo de la parte superior. La quietud se rompe de vez en cuando con los gritos de los rescatadores cuando creen haber oído algún indicio de vida y, a veces, hay respuesta de algunas de las decenas de personas que aún siguen sepultadas han logrado contactar con el exterior gracias a sus móviles a través de llamadas o de mensajes sms. Es entonces cuando los escombros son removidos con sumo cuidado como si se tratase de un seísmo.

Búsqueda milímetro a milímetro de supervivientes entre los escombros

Son 72 los apartamentos que han sido volatilizados en un instante por un misil ruso. "Aquí no hay militares... sólo civiles inocentes...", afirma Iván, de 18 años y vecino del edificio.

"Esto es inhumano, es terrorismo, la victoria debe ganarse en el campo de batalla no a costa de civiles", sentencia Artem, uno de los voluntarios que trabaja en el desescombro.

Además de los fallecidos, centenares de personas se han quedado sin hogar

"Qué se necesita para detener este horror?", se pregunta el presidente Zelenski. La solución radica en el envío de más armas por parte de sus aliados es la respuesta del líder ucraniano.

El primer ministro británico, sumándose a Francia, Alemania y Estados Unidos, ha pactado con su homólogo ucraniano el suministro de carros de combate, vitales en esta contienda.

Zelenski pide más armas a los aliados para poner fin a la guerra

Y en paralelo a las estrategias militares está el sufrimiento de millones de personas. Por ejemplo, Serguei. Su hijo Vitali resultó gravemente herido en el cerebro en el campo de batalla, más concretamente en la región de Donetsk. Ahora está consagrado a su cuidado día y noche en un hospital de Chernígov, destinado a heridos de guerra.

"Cueste lo que cueste, pero pondré de nuevo a mi hijo en pie, este es mi sueño", comenta Serguei esperanzado.

Publicidad