Guerra Rusia y Ucrania

Rusia anuncia la construcción de una base para submarinos nucleares capaces de portar torpedos Poseidón

Se trata de la construcción de la infraestructura costera en el Océano Pacífico

Publicidad

Cuando la guerra cumple 396 días, Rusia anuncia que planea completar a principios de 2024 la construcción de su infraestructura costera en el Océano Pacífico para alojar allí submarinos nucleares que portarán el torpedo Poseidón.

"Está previsto que los trabajos de construcción de las infraestructuras costeras para la base de dos submarinos especiales en Kamchatka concluyan a principios del próximo año", han detallado fuentes de Defensa rusa.

Según la agencia estatal TASS, el Kremlin también está formando una nueva división como parte de las Fuerzas Submarinas de la Flota del Pacífico, que incluirá no sólo Belgorod y Khabarovsk, sino también otros submarinos que participarán en las tareas "de disuasión estratégica".

¿Cómo es el "arma del apocalipsis"?

A finales de 2022 Joe Biden anunció que "por primera vez desde la crisis de los misiles de Cuba" se aproximaba "la amenaza de un arma nuclear". El presidente de Estados Unidos se refería al Poseidón, conocida ya como el "arma del apocalipsis".

Según el calendario de Washington, hasta 2027 el Poseidón no estaría operativo, pero los últimos acontecimientos han provocado que Rusia agilice la fabricación. Así, el pasado enero Moscú reconoció que ya había producido su primera tanda de drones submarinos de este tipo.

Los expertos explican que los torpedos nucleares tienen la capacidad de burlar las defensas oceánicas y están diseñados para destruir y arrasar ciudades costeras. "Puede inundar las costas de EEUU con tsunamis radiactivos", detalló en 2020 Christopher A. Ford, exsecretario de Estado ejecutivo en el Centro de Seguridad Internacional y de No-Proliferación del Departamento de Estado de EEUU.

En 2018 también Putin declaró que el alcance de este tipo de torpedos sería ilimitado. "No hacen ruido, tienen una gran maniobrabilidad y son prácticamente indestructibles para el enemigo. No hay arma en el mundo hoy que pueda contrarrestarlos", advirtió.

Publicidad