En Siria, los 'cascos blancos', una ONG que asiste a las víctimas de la guerra han podido sacar a dos niños que cayeron a un pozo.

Lamentablemente, solo uno estaba vivo. El otro niño murió en la caída.