Bomberos y otros equipos de rescate socorrieron este miércoles a varios conductores y residentes atrapados por las aguas de las inundaciones después de un diluvio nocturno en el centro-sur del estado de Nebraska.

Las alertas de inundaciones repentinas se emitieron después de que cayeran hasta 23 centímetros cúbicos de lluvia en algunos lugares durante las tormentas que azotaron seis condados, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

La Oficina del Alguacil del Condado de Dawson dijo que varios vehículos estuvieron varados en una carretera por el nivel tan alto del agua. Mientras que, en varios barrios hubo que llamar a los bomberos y equipos de buceo para ayudar a personas que no podían salir de sus hogares.

Al menos dos grupos de rescate ofrecieron refugio a los afectados por las inundaciones. La Universidad de Nebraska anunció que abriría un espacio en los dormitorios como alojamiento temporal, incluso para aquellos residentes que fueron evacuados y que ahora se encuentran en hoteles cercanos.

La Cruz Roja Americana también abrió un refugio en la escuela secundaria de Lexington.