Varios niños entrando al colegio con mascarilla

Publicidad

Coronavirus en niños

Reino Unido certifica que ingresan cien niños a la semana con un grave síndrome postcovid

Se trata del llamado síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico (PIMS-TS) que en la primera ola fue confundido por los pediatras con la enfermedad de Kawasaki. Se desarrolla semanas después de pasar la enfermedad y afecta a uno de cada 5.000 niños.

El sistema sanitario de Reino Unido registra semanalmente alrededor de cien ingresos de niños afectados por el síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico (PIMS-TS). Se trata de una rara enfermedad relacionada con el coronavirus, que se desarrolla semanas después de pasar la enfermedad y que afecta a uno de cada 5.000 niños.

Tal y como asegura el diario británico 'The Guardian', los casos de niños con esta afección se han triplicado respecto al mes de abril. El llamado PIMS afectaba a 30 menores cada semana en abril mientras que ahora son alrededor de 100 los niños que ingresan, según ha puesto de manifiesto Hermione Lyall, experta en enfermedades infecciosas en niños y directora clínica de servicios para niños en el Imperial College Healthcare NHS Trust en Londres.

La sanitaria establece que el aumento de casos se debe a una cuestión de proporcionalidad ya que los casos se han multiplicado en Londres y en el sureste del país, justo donde se ha detectado también este incremento de las hospitalizaciones de niños con PIMS-TS.

Al inicio de la pandemia el síndrome fue confundido con la enfermedad de Kawasaki

La afección causa una inflamación de los vasos sanguíneos y puede causar daños en el corazón que incluso pueden provocar la muerte del pequeño. Según las estadísticas británicas, dos menores han perdido la vida desde el principio de la pandemia en Reino Unido por esta causa.

Durante la primer ola, los síntomas se confundieron con la, en los casos más leves son erupciones cutáneas, fiebre de hasta 40° C, presión arterial baja y problemas abdominales; mientras que en casos graves son similares los de un shock tóxico o sepsis.

Publicidad