David Lidington, 'número dos' de la primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado este lunes que el Gobierno ha alcanzado un acuerdo "legalmente vinculante" con la Unión Europea que evitaría que Reino Unido se pueda ver obligado a permanecer en la unión aduanera.

Lidington ha destacado que el Gobierno "ha conseguido cambios legalmente vinculantes que fortalecen y mejoran el Acuerdo de Retirada y la declaración política". "Este nuevo instrumento evita que la UE pueda atrapar a Reino Unido indefinidamente en el 'backstop' (salvaguarda irlandesa) y permitirá a Reino Unido plantear una demanda si lo considera oportuno", ha explicado Lidington.

Durante las negociaciones de los últimos meses, Bruselas ha ofrecido a la parte británica "garantías" de que la red de seguridad diseñada para evitar la vuelta a una frontera física en el Ulster, de activarse, se aplicaría solo "temporalmente" y la UE se mantiene dispuesta a negociar durante el periodo de transición "alternativas" mejores para la relación futura, ha dicho Schinas.

El viernes, el negociador europeo, Michel Barnier, reaccionó a través de Twitter ante la falta de avances para dejar claro que el bloque comunitario ha ofrecido alternativas a Londres con las que desbloquear la situación, como que Reino Unido pudiera abandonar unilateralmente el llamado 'bacsktop' para Irlanda -no así Irlanda del Norte-.

El negociador británico, Steve Barclay, por su parte, usó el mismo canal para afear a Barnier que sacara a la palestra "viejos argumentos" y sostener que Reino Unido ha aportado a la mesa de negociación "nuevas propuestas claras". "Necesitamos ahora acordar soluciones equilibradas que puedan funcionar para ambas partes", concluyó Barclay. La salvaguarda irlandesa es un mecanismo fronterizo ideado para evitar una "frontera dura" entre Irlanda del Norte --territorio administrado por Reino Unido-- y la República de Irlanda tras el Brexit.

Juncker y May acuerdan instrumento para aumentar garantías sobre salvaguarda

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anunció junto a la primera ministra británica, Theresa May, el acuerdo de un nuevo instrumento legalmente vinculante y que da más garantías a las dos partes sobre la salvaguarda irlandesa.

"Es una póliza de seguros", dijo Juncker, quien insistió en que el nuevo instrumento "complementa el acuerdo sin reabrirlo".

Por su parte May, que este martes tendrá que defender en Londres su acuerdo revisado, explicó que lo que se ha añadido es "jurídicamente vinculante, que es lo que pidió el Parlamento británico".