Publicidad

Harry y Meghan Markle

La reina Isabel II, "triste" y "preocupada" por las acusaciones de racismo del príncipe Harry y Meghan Markle

El Palacio de Buckingham publica un comunicado tras la entrevista de los duques de Sussex. La reina Isabel II muestra su preocupación por los asuntos sobre la "raza" denunciados por Meghan Markle.

La Casa Real británica se ha declarado "triste" y "preocupada" por las acusaciones de racismo que hicieron el príncipe Harry y Meghan Markle en su entrevista en la televisión de Estados Unidos.

El Palacio de Buckingham ha emitido un comunicado en nombre de la reina Isabel II un día después de la emisión de la primera parte de la entrevista con Oprah Winfrey en la televisión británica. En él, la Corona se muestra "entristecida" por el relato del sufrimiento de los duques de Sussex, que describieron un ambiente "tóxico" en Palacio.

"Los asuntos planteados, especialmente el de la raza, son preocupantes. Aunque algunos recuerdos pueden variar, son tomados muy en serio y serán abordados por la familia en privado", señala el comunicado.

La reina Isabel II añade al final de la nota que Harry, Meghan Markle y su hijo Archie "siempre serán miembros muy queridos de la familia".

Comunicado de Buckingham Palace sobre la entrevista de Harry y Meghan Markle | Antena 3 Noticias

La Casa Real se pronuncia ante la creciente presión

Las declaraciones del príncipe Harry y Meghan Markle han causado mucho revuelo en el Reino Unido. La prensa los acusa de traición y humillación a la Corona y, en un país con marcada tradición monárquica, la sociedad también cuestiona la legitimidad de los duques de Sussex, ya desvinculados de la Casa Real.

En un primer momento, el Palacio de Buckingham anunció que no se pronunciaría sobre el contenido de la entrevista, a pesar de que la polémica estaba anunciada desde hace días. Pero las relevaciones de Meghan Markle, que aseguró que en la Familia Real había cierta preocupación por el color de la piel de su hijo Archie y que llegó a considerar el suicidio, han sembrado el caos en la monarquía británica.

De hecho, la reina Isabel II dijo en un primer momento que no vería la entrevista, sino que sería informada de su contenido. Pero las explosivas revelaciones del hijo de Lady Di, que recordó la presión a la que fue sometida su madre hasta el divorcio del príncipe Carlos, han llevado al Palacio a actuar.

En cualquier caso, la conductora de la entrevista, Oprah Winfrey, clarificó el lunes que en ningún caso la reina ni su marido, el duque de Edimburgo, cuestionaron el color de piel de su bisnieto Archie.

Publicidad