Reina Isabel II

La reina Isabel II difunde su mensaje más personal en la primera Navidad sin su esposo

La reina Isabel II ha difundido su primer mensaje de Navidad sin su esposo. Ha destacado por ser uno de sus mensajes más personales.

Publicidad

El tradicional mensaje navideño de Isabel II fue este año una de las alocuciones más personales de su largo reinado. Son sus primeras fiestas sin el duque de Edimburgo, fallecido en abril. En el discurso rememoró a su esposo y empatizó con las familias que han perdido a un ser querido.

Con 95 años, la soberana británica grabó hace varios días en su residencia del castillo de Windsor el discurso que se ha emitido por las principales cadenas del Reino Unido. Iba vestida de rojo, con una fotografía de ella y el duque sobre la mesa.

Además de rememorar a su esposo, el discurso de Navidad destacó por su agradecimiento a la "calidez y el afecto" que ha recibido en los últimos meses.

"A pesar de que este es un momento de gran felicidad y alegría para muchos, las Navidades pueden ser duras para aquellos que han perdido a alguien querido. Este año, especialmente, entiendo por qué", indicó la jefa de Estado británica. "La vida, desde luego, está hecha tanto de partidas finales como de primeros encuentros", reflexionó.

Al mismo tiempo, expresó optimismo por el futuro y resaltó su deseo de celebrar en febrero el Jubileo de Platino, que marcará sus 70 años en el trono.

Navidades atípicas

Las celebraciones habituales de la familia real británica se han visto este año reducidas ante la expansión de la variante ómicron del coronavirus. Isabel II ha decidido no viajar a su residencia campestre de Sandringham, en el norte de Inglaterra, como tiene por costumbre. De manera que ha permanecido en Windsor, a unos 40 kilómetros al oeste de Londres.

Tampoco asistió a la tradicional misa en la capilla de San Jorge de su castillo esta mañana, a la que sí acudieron su primogénito, el príncipe Carlos, y su esposa Camila, que compartieron después la mesa con la reina. Ni el príncipe Guillermo ni su hermano Enrique han estado este año junto a la soberana, que durante la pandemia ha limitado en gran medida sus contactos sociales y ha pasado largas temporadas aislada en Windsor.

Publicidad