Sanjana y su marido con sus perros

Publicidad

EL MENSAJE SE HA HECHO VIRAL

Le recomiendan deshacerse de sus perros para centrarse en su bebé y esto es lo que les contesta

Sanjana Madappa lanzó el siguiente mensaje a las personas que le recomendaron deshacerse de sus perros para centrarse en su embarazo: "Nunca podré abandonar a un animal que me ama y confía en mí con la misma inocencia y pureza que hace mi bebé. No podía abandonar a un miembro de la familia para traer a otro. No voy a traicionar una vida que depende de mí tanto como lo hace mi hijo".

Sanjana Madappa trabaja en una protectora de animales en la India. Una de las razones con las que más frecuentemente escucha cuando entregan a un perro en adopción es que va a llegar un bebé a la familia y no pueden hacerse cargo del animal.

Como una prueba del destino, ahora es Sanjana la que se ha encontrado en esa situación. Embarazada y con una gestación complicada ya que ha tenido que pasar grandes temporadas en reposo ha querido demostrar a la gente que sus perros lejos de ser un estorbo son un motivo de alegría.

Con un bebé en camino y cinco perros, Sanjana Madappa ha lanzado un mensaje que ha emocionado a las redes sociales. El portal buzzfeed y el beingindian.com recogen la historia de Sanjana que narra que cuando se dijo a sus conocidos que esperaba un bebé "tanto familiares como médicos me aconsejaron que me deshiciese de los perros ya que el niño tenía que ser lo primero".

Uno de los perros con Sanjana Madappa | Facebook Shravan Krishnan

Su mensaje fue compartido en Facebook por el usuario Shravan Krishnan y dice lo siguiente:

"Una de las razones más comunes que he escuchado a la hora de entregar a una mascota es por estar embarazada. Cuando he tratado de aconsejar a estas familias me han espetado en la cara que yo no tengo hijos y que no he experimentado un embarazo por lo que puedo opinar. El año pasado en abril me quedé embarazada y he tenido un embarazo bastante difícil.

Durante los primeros 6 meses estuve pegada a mi inodoro, incluso hospitalizada porque estaba vomitando sangre. Tuve unas semanas de reposo. Mi embarazo se convirtió de alto riesgo. No puedo ni siquiera empezar a describir todos los pensamientos que pasaron por mi cabeza pero lo que puedo decirte es esto: ni una vez pensé que mis perros tuviesen que irse.

Mis perros son la razón por la que he pasado mi embarazo sin volverme loca. Los días que pasé llorando, tuve el peso reconfortante de la cabeza de Diego en mi regazo, me tranquilizaba diciéndome que las cosas estarían bien. Las noches que pasé en el suelo pegada al baño, Leo me acompañó, me tocaba suavemente para comprobar que estaba bien.

Perdí a la pequeña Leela durante este camino pero consiguió mantener mi sonrisa con sus payasadas hasta el final. Cuando finalmente pude dormirme, tenía a Cujo descansando a mis pies. No me podía permitir quedarme en la cama sintiendo pena por mí misma cuando tenía a estos pequeños dependiendo de mí.

Ocho meses después mi hijo Ayan nació y no puedo pensar en nada que pudiera haberme preparado así como para la maternidad como mis hijos peludos.

Me dijeron las mismas cosas que todas esas personas que han entregado mascotas me dicen. Para todas esas personas puedo decir esto. Nunca podré abandonar a un animal que me ama y confía en mí con la misma inocencia y pureza que hace mi bebé. No podría abandonar a un miembro de la familia para traer a otro. No voy a traicionar una vida que depende de mí tanto como lo hace mi hijo. A todas esas personas voy a decirles siempre: no sin mis perros."

Publicidad