Invasión rusa de Ucrania

¿Es real la amenaza de la 'bomba sucia'? Así va a investigarlo la ONU

Rusia se desmarca de las acusaciones de buscar un ataque nuclear y lo carga contra Ucrania, a quien acusa de estar preparando una 'bomba sucia'. Contamos en qué consiste y cómo lo investigará la ONU.

Imagen de un tanque destruido

Imagen de un tanque destruido Pixabay

Publicidad

Ucrania cumplió este pasado lunes ocho meses desde el estallido de la guerra en su país, cuando Rusia comenzó a masacrar a la población civil. Desde entonces, el temor a un ataque nuclear ha sido máximo, más teniendo en cuenta que Rusia ya fue acusada de utilizar armas químicas en Siria. Toda la OTAN ha permanecido en alerta desde el inicio del conflicto, más aún cuando los rusos atacaron suelo situado a pocos kilómetros de Polonia, país miembro de la Alianza.

Sin embargo, Rusia echa balones fuera y asegura que es Ucrania el país que, en realidad, está preparándose para atacar con una 'bomba sucia'. Este término es muy desconocido, porque en líneas generales, tienden a hablarse de bombardeos realizados por misiles de alta precisión, o incluso por transportes aéreos como pueden ser los cazas de guerra. Pero, ¿en qué consiste esa llamada 'bomba sucia' a la que lleva aludiendo Rusia durante varios días?

Esta bomba supone un explosivo compuesto por las característicos componentes de cualquier artefacto de este calibre, con la diferencia de que contiene material radiactivo en su interior, que se libera automáticamente si es estrellado contra algún lugar concreto o contra la superficie. La radiación que desprende contiene elementos letales para el cuerpo humano, aunque en dosis no tan elevadas como las que hay por ejemplo en Chernóbil, por lo que el lugar donde cayera podría ser radiactivo entre 25 y 50 años.

Rusia firmó un tratado relativo a las 'bombas sucias' en 2003

Uno de los datos más llamativos de todo este entramado bélico está en un tratado que firmaron conjuntamente hace 19 años Rusia y Estados Unidos, en el cual se comprometieron a colaborar de manera conjunta para evitar que fueran usadas en algún momento. Por ese motivo, Estados Unidos teme que se orqueste una 'operación de falsa bandera' y que sea Rusia quien las use verdaderamente, pero trate de culpabilizar a Ucrania para dar una nueva escalada militar.

Militar, y quien sabe si nuclear. Ucrania asegura que la ONU no tiene problema en enviar allí una delegación, que se ocuparía de investigar el terreno de la guerra para confirmar que no existe ninguna prueba de las llamadas 'bombas sucias' en el territorio. Así lo ha confirmado el ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, tras mantener una conversación con el vicepresidente de la Comisión Europea y alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell: "Hemos acordado trabajar activamente juntos en las próximas horas y días para corroborar hechos y contrarrestar otra mentira de Rusia sobre Ucrania".

Publicidad