Publicidad

Agresión

Rajan la cara a un repartidor por defender a una niña que discutía con dos adolescentes

Michele dal Forno, un estudiante que trabaja de repartidor por las noches, presenció una discusión de una niña con dos adolescentes. Al acercarse a ofrecerle ayuda, uno de los chicos le rajó la cara.

Michele dal Forno es un estudiante de ingeniería que trabaja por las noches como repartidor para sacarse un dinero mientras finaliza sus estudios. En la noche del pasado sábado, cuando regresaba a casa escuchó una discusión en la que dos adolescentes parecían intimidar a una niña. Al acercarse a ellos para comprobar si necesitaba ayuda, uno de los chicos sacó un cuchillo y le rajó la cara.

Tras este episodio, Michele tiene un corte que va desde su oreja hasta su nariz, la cuchillada le quitó un trozo de esta última y le dejó desfigurado. Los médicos le han tenido que dar 60 puntos y sabe que será una marca que probablemente le queda para el resto de su vida. Sin embargo, como cuenta a 'Corriere de la Sera', lo volvería a hacer.

Como relata a este diario italiano, eran alrededor de las 20:30 de la noche cuando escuchó una fuerte discusión: "No podía irme. Me acerqué, la saludé y le pregunté si necesitaba ayuda. Ella respondió que todo estaba bien pero que obviamente estaba muy asustada". Los dos adolescentes que intimidaban a la otra menor comenzaron a desafiarle y pedirle que se metiera en los asuntos y siguiera con el reparto.

Mientras tanto, como cuenta Michele, escuchó "a la niña llorar y decir que tenía miedo" y les pedía que le "dejaran en paz". Pero los dos agresores no se quedaron indiferentes y comenzaron a rodearle, cuando uno de ellos le dijo al otro "déjame a mí yo me encargo". En ese momento, el joven, de 16 años, tenía las manos en los bolsillos pero de golpe se abalanzó sobre el repartidor y sacó el cuchillo con el que le marcó la cara.

"Todo fue muy rápido, ni siquiera tuve tiempo de darme cuenta de que estaba armado”, ha contado Michele dal Forno a 'Corriere'. Ambos agresores huyeron, Michele se quedó sangrando y la niña estaba horrorizada por lo sucedido. Los servicios de emergencias acudieron a socorrerle y la Policía de la localidad inició una investigación que ya ha dado con e responsable del navajazo, que ha sido detenido e internado en un centro de menores.

Medalla de la ciudad

Su gesto ha sido calificado por la prensa italiana y por los ciudadanos de la ciudad de Verona como heroico. Ha tenido tanta repercusión que las autoridades le han entregado la medalla de la ciudad en reconocimiento por su "valentía y sentido cívico".

Michele, además, ha declarado que, aunque no se siente un héroe volvería a repetir su gesto. Solo espera que esta situación "sirva para hacernos pensar, porque en mi lugar podría haber estado cualquiera. No debe volver a suceder nunca más".

Publicidad