Publicidad

Canal de Suez

Rafael Lobeto, exdirector de la Marina mercante, sobre el Canal de Suez: "La marea alta no garantiza poder reflotar el carguero"

Lobeto ha explicado a cuenta del bloqueo del Canal de Suez que para desencallar el buque puede que la subida de marea que se espera para el domingo "no sea suficiente"

Rafael Lobeto, ex director general de la Marina mercante, ha atendido esta viernes por la noche a Antena 3 Noticias para hablar sobre el bloqueo del Canal de Suez. El experto explica que la solución que muchos esperan para desencallar el carguero, esto es, que suba la marea, "no garantiza nada".

"Por supuesto que puede ayudar, al final es el principio de Arquímedes", apunta, "pero puede que no sea suficiente"

Lobeto afirma que "hay muchos factores a tener en cuenta", por ejemplo los "tanques de lastre de la embarcación, el combustible, la carga y otras cuestiones relacionadas con la ciencia de la navegación". En resumen, la crecida del mar, por sí sola, no es garantía de nada.

En el caso de que esto ocurra, y teniendo en cuenta que el aplanamiento del fondo y el trabajo de remolcadores y grúas no está dando resultado, "será necesario aminorar la carga".

Ocurre que a bordo del Ever Given hay 20.000 contenedores. Vaciarlo tampoco sería tarea de un día.

Pérdidas de 340.000 millones de euros

Por el Canal de Suez circula el 12% del comercio mundial, por lo que las pérdidas están siendo cuantiosas. El bloqueo de esta vía fluvial ha costado en total en torno a los 340.000 millones de euros.

Además, ya se empieza a notar el impacto en la actividad económica y en el mercado del petróleo. Los expertos señalan que se está dando un desabastecimiento en la cadena de producción y en los canales industriales.

Doblar Buena Esperanza

Ante esta tesitura, y con 230 barcos fondeados cerca del canal, las compañías navieras se están planteando que sus buques rodeen África, doblando el Cabo de Buena Esperanza. Pero eso supondría de siete a 10 días más de travesía y en torno a 250.000 euros en combustible.

La única buena noticia de todo esto, señala Lobeto, es que "el fondo del canal es de arena y no de rocas", con lo que se evita "el desgarro del doble casco y la contaminación".

Publicidad