Reino Unido

El racismo sobrevuela la Casa Real británica: fuerzan la dimisión de una asistente por comentarios "inaceptables"

La asistente del rey Carlos III y Camila acusada de racismo dimite tras disculparse por "comentarios inaceptables" a una directora.

Carlos III y Camila

Carlos III y Camila Getty

Publicidad

La Casa Real británica se ha visto envuelta en otro episodio de racismo. Vuelve a sobrevolar la polémica en el Palacio de Buckingham. La realeza se ha visto obligada a forzar de inmediato la dimisión de una asistente del rey Carlos III y Camila por hacerse públicos sus comentarios racistas a una de las invitadas en un evento oficial celebrado el pasado lunes.

Ngozi Fulani, jefa de la organización benéfica de Londres 'Sistah Space', se sintió intimidada por la empleada de la Casa Real. Tras el evento lo denunció públicamente en Twitter. "¿De qué parte de África eres?", "¿de dónde vienes realmente?", "¿de dónde viene tu gente?" o "¿cuándo viniste aquí por primera vez?, fueron algunas de los comentarios y preguntas "inaceptables" de la asistente de los monarcas.

'Sistah Space' es un centro de asistencia y apoyo para mujeres y niñas de ascendencia africana y caribeña, víctimas de abusos sexuales o violencia machista. Un portavoz del príncipe Guillermo ha explicado que está "realmente decepcionado" y ha añadido que el "racismo no tiene lugar en nuestra sociedad, estos comentarios han sido inaceptables and lo correcto es que la persona haya dado un paso al lado".

Momento "inaceptable"

Tras las preguntas racistas de la asistente, Fulani respondió que tiene nacionalidad británica y que sus padres llegaron a Reino Unido en los años 50. "Sabía que al final llegaríamos. Eres caribeña", le dijo, a lo que la invitada contestó: "No, señora, soy de ascendencia africana, ascendencia caribeña y nacionalidad británica".

"Diez minutos después de llegar, un miembro del personal se me acercó y movió mi cabello para ver mi placa con mi nombre. El resto del evento es un borrón", escribe la mujer en la publicación.

Revuelo en la Casa Real

La Familia Real ha anunciado que han investigado lo ocurrido: "Nos tomamos este incidente muy en serio y hemos investigado de inmediato para establecer todos los detalles. En este caso, se han hecho comentarios inaceptables y profundamente lamentables".

Añaden en su comunicado que "nos hemos comunicado con Ngozi Fulani sobre este asunto y la estamos invitando a discutir todos los elementos de su experiencia en persona si así lo desea". "Mientras tanto, la persona en cuestión desea expresar sus profundas disculpas por el daño causado y se ha apartado de su cargo honorario con efecto inmediato. Se recuerda a todos los miembros de la familia las políticas de diversidad e inclusión que deben cumplir y defender en todo momento", sentencia la monarquía británica.

Cautela extrema sobre temas de racismo

Cualquier incidente que levante la sospecha de racismo en el entorno de la Familia Real británica se maneja ahora con cautela extrema, después de la crisis que provocó en marzo de 2021 la entrevista de los duques de Sussex, a la periodista y presentadora estadounidense Oprah Winfrey. Meghan Markle sugirió que un miembro de la familia real -a quien nunca puso nombre- se había preguntado en voz alta qué color de piel tendría el primer hijo de la pareja, Archie.

Según unos documentos que publicó el diario 'The Guardian' en 2021, el racismo campa a sus anchas entre los Windsor desde hace varias décadas. El medio señaló que el Palacio de Buckinham prohibió a las minorías étnicas ocupar puestos de oficina hasta al menos a finales de la década de 1960.

Publicidad