Francia

¿Quién es Éric Zemmour, el 'Trump francés'?

El candidato ultraderechista a las elecciones presidenciales francesas busca con su partido 'Reconquista' el voto conservador y de la "Francia decepcionada", desde 'sarkozistas' desengañados a jóvenes que acuden a las urnas por primera vez. "Los yihadistas quieren mi muerte", lanzó en su primer mitin.

Publicidad

Miles de personas, entre los que había 'sarkozistas' decepcionados y muchos jóvenes en busca de un antiguo esplendor, apoyaron este fin de semana al polémico tertuliano Éric Zemmour, candidato a la elección presidencial francesa, que presentó en su primer mitin electoral el que será su partido: 'Reconquista'.

En ese mitin hubo varios incidentes y uno de los asistentes llegó, incluso, a abalanzarse sobre el candidato y agarrarle con fuerza de la cabeza y los brazos, lo que le ha causado una lesión en la muñeca que le tendrá nueve días de baja. No fue el único altercado. Varios de sus simpatizantes agredieron a un grupo de activistas que se manifestaba en contra del propio Zemmour.

"Los yihadistas solo quieren mi muerte"

Al mitin acudieron 13.000 personas, ante las cuales Éric Zemmour dijo: "mis adversarios quieren mi muerte política, los periodistas mi muerte social y los yihadistas solo mi muerte". Este seguidor de Napoleón y De Gaulle considera que los franceses "de pura cepa" van a ser superados en número por los inmigrantes musulmanes.

Ha sido acusado en alguna ocasión de delitos de odio, como la vez en la que se refirió a los menores inmigrantes no acompañados como "violadores, ladrones o asesinos".

"No seamos modestos. Si gano será el inicio de la reconquista del país más bonito del mundo", dijo al comenzar un discurso personalista, cargado de llamados a la patria, críticas a las élites políticas y a los periodistas, y en el que defendió su "concepción de la política: sinceridad y coherencia", según recogió la agencia Efe.

"Que Francia siga siendo Francia"

"Amar al país", "Que Francia siga siendo Francia", el respeto a "nuestro modo de vida" fueron las frases más aplaudidas por los espectadores del encuentro, que tuvo lugar en un contexto de alta tensión y con un fuerte despliegue policial en torno al Parque de Exposiciones de Villepinte, a una docena de kilómetros de París y junto al principal aeropuerto del país.

En cambio, la inmigración, el feminismo y la simple evocación de Emmanuel Macron se llevaron gran parte de los abucheos.

Zemmour, por último, jugó con el imaginario nacional: sus votantes son "resistentes"; figuras como Molière, Luis XIV, Charles de Gaulle o Víctor Hugo, sus referentes; y él, "el único" capaz de frenar la inmigración procedente "del otro lado del Mediterráneo" y de defender a las mujeres de "esa" amenaza.

Publicidad