146.005167

Publicidad

Elecciones Estados Unidos

¿Qué pasaría con las elecciones en Estados Unidos si Donald Trump muriera por coronavirus?

Que uno de los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos muera antes de los comicios siempre es una posibilidad. Sin embargo, una posibilidad es que las elecciones sigan como estaban previstas y con los mismos candidatos.

Esta semana se ha sabido que Donald Trump se ha contagiado de coronavirus y hay versiones contrapuestas sobre su estado de salud, a un mes de que se celebren las elecciones en Estados Unidos.

Por un lado, el equipo médico que le está atendiendo en un hospital militar señaló este sábado que su estado de salud no era malo y que no requería de oxígeno porque saturaba bien, por lo que estaba siendo tratado con remdesivir, el medicamento que tantas veces había defendido él con anterioridad.

Por otro lado, una fuente anónima de la Casa Blanca informaba este sábado a varios medios de comunicación de que el estado de salud del presidente y candidato a las elecciones del 4 de noviembre era "muy preocupante" y que las próximas 48 horas iban a ser "críticas".

Entre tanto, en la cuenta de Twitter de Donald Trump se ha publicado este domingo un vídeo en el que se le ve en el hospital y asegura que "ahora se encuentra mucho mejor".

¿Qué pasaría si Donald Trump muriese?

Aunque parece improbable que esto ocurra, que un candidato a la Presidencia de los Estados Unidos muera siempre es una posibilidad.

Por un lado, se podrían atrasar las elecciones, pero es muy difícil que eso ocurra porque la Constitución de Estados Unidos da al Congreso el poder de decidir la fecha de las elecciones, que el primer martes después del primer lunes de noviembre. El Congreso lo componen la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, y el Senado, con mayoría republicana. Ambos tendrían que aprobar ese aplazamiento y es muy poco probable que los demócratas dieran luz verde.

Por tanto, aunque uno de los dos muera, los votantes seguirían eligiendo entre Donald Trump y Joe Biden. Si gana el fallecido, el proceso posterior es demasiado complejo.

Publicidad