124.010500

Publicidad

Elecciones EEUU 2020

¿Qué ocurre si hay un empate entre Donald Trump y Joe Biden en las elecciones en Estados Unidos?

Las elecciones de Estados Unidos están muy igualadas y la diferencia entre Joe Biden y Donald Trump es mínima. ¿Qué ocurriría si no hubiera un ganador claro? A continuación, explicamos cómo se decidiría el próximo presidente de los Estados Unidos.

En resumen

La carrera hacia la Casa Blanca en las elecciones de Estados Unidos 2020 se ha convertido en una cerrada batalla entre Joe Biden, partido demócrata, y Donald Trump, partido republicano, en la que no se va a conocer el ganador hasta contar el último voto. La situación entre los dos candidatos está muy igualada y se podría llegar a producir un empate técnico entre ambos.

Si se diera esta circunstancia, algo que sólo ha ocurrido una vez a lo largo de la historia de Estados Unidos, sería el Congreso el órgano designado, en función de la enmienda 12 de la Constitución, para decidir el presidente de EEUU. Mientras que el Senado sería el encargado de elegir al vicepresidente del país, entre Kamala Harris y Mike Pence.

Aunque parezca algo imposible, esta situación se ha producido una vez a lo largo de la historia de Estados Unidos. Ocurrió en 1825, cuando John Quincy Adams y Andrew Jackson no lograron una victoria clara. El Congreso eligió presidente a John Quincy Adams, el sexto en ocupar el cargo, pese a que Jackson obtuvo más votos populares.

Un candidato puede ganar en votos pero perder las elecciones

Eso es lo que ocurrió a Hillary Clinton en 2016: obtuvo más votos de los ciudadanos, pero Trump ganó tras imponerse en los estados de Pensilvania, Michigan y Wisconsin. También ocurrió en 2010 y tres veces en el siglo XIX.

Esto ocurre por el peculiar sistema electoral que rige en Estados Unidos. Y es que se trata de una votación por colegios electorales, es decir, los votantes no votan directamente por un candidato sino que lo hacen por los compromisarios que conforman el Colegio Electoral.

Cada estado, en función de su población, tiene un número de electores designados y son esos electores lo que luego votan para designar al presidente de Estados Unidos. Los estados con más electores son California (55), Texas (38) y Nueva York y Florida (ambos con 29). En total, hay 538 electores en Estados Unidos.

La otra peculiaridad es que el candidato más votado en cada estado, con alguna excepción, se queda con todos los electores del estado.

Publicidad