El presidente de Rusia, Vladímir Putin, condecoró a título póstumo a los catorce marineros fallecidos en el incendio de un sumergible de propulsión nuclear ruso en el mar de Barents por la valentía demostrada durante el accidente. Según el decreto presidencial, publicado en la página web del Kremlin, cuatro submarinistas fueron condecorados con el título de Héroe de Rusia, la más alta distinción del país, y los otros diez, con Órdenes a la Valentía.

Las autoridades rusas confirmaron este jueves que el submarino accidentado el 1 de julio en el mar de Barents, al noroeste de Rusia, tenía un sistema de propulsión nuclear. El titular de Defensa, Serguéi Shoigú, subrayó que gracias a las acciones de la tripulación para proteger el dispositivo nuclear de la nave, esta estaba "completamente operativa". Shoigú también desveló la causa del accidente que, según dijo, se debió a un incendio en el "compartimento de baterías" que se extendió a continuación.

El Kremlin señaló con anterioridad que los pormenores del accidente, que ocurrió en aguas territoriales rusas cerca del puerto de Severomorsk, no se harían públicos al tratarse de una información clasificada. A falta de una confirmación oficial, varios medios informaron de que los 14 tripulantes del submarino fallecidos en el accidente de este lunes serán enterrados en el cementerio de Serafimovski de San Petersburgo, donde descansan los restos de los 118 víctimas de la tragedia del submarino Kursk, en el año 2000.