Rusia

Putin asegura que buscó una solución pacífica en Ucrania, pero Zelenski le "tomó el pelo"

Putin ha recalcado que esta "operación militar especial" tiene como objetivo, precisamente, traer la paz a esa región, y ha asegurado que lo logrará.

Publicidad

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dado un discurso en el que vuelve a culpar a Ucrania de la guerra. El mandatario asegura que él, en todo momento, trató de buscar la paz, pero que no pudo evitar la guerra porque el Gobierno de Volodímir Zelenski le "tomó el pelo" cuando buscaron una solución al conflicto en el Donbás, al este del país ucraniano.

El discurso lo ha realizado durante una reunión con veteranos de la Segunda Guerra Mundial en San Petersburgo. Horas antes, el presidente ruso había depositado una ofrenda floral en memoria de los soldados soviéticos que defendieron Leningrado de las acometidas de la Alemania Nazi.

Putin vuelve a culpar a Ucrania de la guerra

Putin ha recalcado que esta "operación militar especial" tiene como objetivo, precisamente, traer la paz al Donbás y ha asegurado que lo logrará. "La victoria de la Federación Rusa es inevitable", ha expresado, "se basa en la unidad del pueblo ruso, el heroísmo de los combatientes y el trabajo de la industria de defensa".

El líder ruso asegura que la idea que hay detrás de la invasión rusa es la de "proteger a las personas que viven en esos territorios", tal y como dijo hace casi un año, cuando estalló el conflicto. Antes de ese momento, Putin había estado negociando con Zelenski para resolver esto de manera pacífica, pero que fue engañado.

"Aguantamos mucho tiempo, intentamos lograr un acuerdo durante mucho tiempo. Por lo que se ve ahora, nos tomaron el pelo", ha aseverado, para luego añadir que Moscú "ha hecho todo lo posible para resolver la situación por medios pacíficos, si bien fue evidente que esto era imposible".

El presidente de Rusia ordenó el comienzo de la invasión el 24 de febrero de 2022, días después de reconocer la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. Casi un año de pesadilla para los ucranianos.

Desde el inicio del conflicto, 7,2 millones de personas han abandonado el país para proteger sus vidas, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Además, otros 6,9 millones de ucranianos se han visto obligadas a dejar sus hogares y moverse a otras zonas del país ucranianos.

Publicidad