Rusia

Putin amenaza a Occidente probando un misil capaz de alcanzar un objetivo a 18.000 kilómetros

El misil fue proyectado desde el cosmódromo de Plesetsk y llegó a su destino a 6.000 kilómetros de distancia en el polígono de Kurá.

En resumen
Lanzamiento del misil Satán II

Lanzamiento del misil Satán II @Azmilitary1

Publicidad

Rusia ha realizado durante este miércoles un lanzamiento de prueba armamentística con el misil balístico intercontinental Sarmat, también bajo el nombre de Satán II, según han comunicado las autoridades rusas. Vladímir Putin, presidente de Rusia, ha avisado a Occidente diciendo que "quienes están tratando de amenazar a nuestro país", según ha dicho este mismo miércoles, "que hará que se lo piensen dos veces".

El misil, que fue proyectado desde el cosmódromo de Plesetsk, llegó a su destino a 6.000 kilómetros de distancia en el polígono de Kurá, situado en la península de Kamchatka, en el Océano Pacífico. El Ministerio de Defensa ruso ha explicado que el 'Satán II' fue lanzado a las 15:12 horas en la zona noroeste de Rusia.

Anteriormente, Putin ya presentó el Sarmat el 2 de marzo de 2018, previamente a su reelección. Por entonces ya había alertado a Occidente que el misil intercontinental Sarmat tiene un "alcance prácticamente ilimitado", por lo que el sistema antimisiles norteamericano "no tendrá nada que hacer".

Planes a largo plazo

Una vez realizados con éxito todos los ensayos, el 'Satán II' pasará a formar parte de las Fuerzas de Misiles Estratégicos y, de hecho, ya se está entrenando en el primer regimiento responsable de su potencial uso en Krasnoyarsk. Se cree que su radio de alcance está entre 17.000 y 18.000 kilómetros.

Asimismo, el presidente ruso Vladímir Putin, cree que este nuevo misil podría hacer recapacitar a quienes intenten "amenazar" a su Rusia y ha advertido que este misil puede sortear todos los sistemas de defensa actuales. Este refuerzo armamentístico enlaza con la reivindicación rusa de su arsenal en plena ofensiva militar en Ucrania. Putin llegó a poner en alerta a las fuerzas nucleares en los días posteriores a la invasión, si bien por ahora su Gobierno sostiene que nunca cruzará esta línea roja.

Publicidad