Las autoridades venezolanas han detenido a un grupo de soldados amotinados y que, al parecer querían robar armas en un puesto de la Guardia Nacional. El comunicado del Ministerio de Defensa dice que se trata de "un pequeño grupo" y que "violó su juramento de lealtad al país y sus instituciones".

Según la información oficial secuestraron a varios oficiales, robaron armas y dos vehículos militares. Tras ser detenidos se inició el interrogatorio y se afirma que todas las unidades están bajo control del régimen de Nicolás Maduro.

Las fuerzas especiales de seguridad acordonaron varias calles en torno al comando de la Guardia Nacional y han respondido con gas lacrimógeno a las protestas que se han iniciado grupos de manifestantes.