Protestas en Rusia

Publicidad

Rusia

Las protestas por la condena del líder opositor Alexei Navalni se saldan con casi 1.400 detenidos en Rusia

El opositor ruso Alexei Navalni ha sido condenado a 3 años y medio de cárcel tras la pena impuesta en 2014 y que el pasado martes se hizo efectiva. Miles de personas se concentraron en las calles en señal de protesta, una manifestación que se ha saldado con casi 1.400 detenidos.

El pasado martes se hacía efectiva la pena que hace 7 años condenó a la cárcel al opositor ruso Alexei Navalni. El hombre deberá cumplir 3 años y medio de prisión, una noticia que no ha calado bien entre sus seguidores y que se ha saldado con casi 1.400 detenidos tras las protestas en las principales ciudades de Rusia.

Fue el entorno del líder opositor quien llamó a la población a salir a la calle para manifestarse en contra del Gobierno. De hecho, durante la vista que hacía efectiva la condena ya se llevaron a cabo algunos enfrentamientos entre protestantes y fuerzas de seguridad a las puertas del tribunal, que terminó con más de 300 detenidos.

Según adelanta el medio TV Rain, ya son más de 1.000 los arrestados en todo el país por las protestas, mientras que la organización de Derechos Humanos concreta que son 1.386, la gran mayoría en Moscú.

La Policía detuvo a algunos manifestantes al lado del Teatro Bolshoi tras dispersar la multitud con porras de goma. Entre ellos se encuentra un periodista del medio 'Istoris' y otros dos compañeros del medio 'The Bell'.

Las protestas en el centro de las ciudades de Moscú y San Petersburgo han obligado a su cierre, así como otras cuatro estaciones centrales de metro de la capital de Rusia.

Además de las porras de goma utilizada por los antidisturbios, en San Petersburgo se han utilizado también pistolas paralizantes contra los protestantes a favor de Navalni.

La condena de Alexei Navalni

Fue un tribunal de Moscú quien dio el sí definitivo a la pena dictada en 2014 contra Navalni, detenido el pasado 17 de enero tras regresar de Alemania a Rusia. El país germano le acogió para asegurar su recuperación por el envenenamiento con polonio que sufrió en agosto del año pasado.

Las autoridades judiciales rusas alegaron que el líder opositor incumplió con las medidas excepcionales que mantenían en suspenso la pena dictada 7 años atrás por acusaciones de fraude.

Sin embargo, ya pasó 10 meses bajo arresto domiciliario, por lo que solo le tendrá que cumplir 2 años y 8 meses en prisión de la totalidad de la condena.

Publicidad