Desabastecimiento

El problema del desabastecimiento de productos y suministros podría dejar a Estados Unidos sin árboles de Navidad

El desabastecimiento es un problema mundial, aunque cada país lo está notando de manera diferente.

Publicidad

Falta de alimentos y productos, escasez de camioneros y sin mano de obra suficiente. Esta es la situación que enfrentan países como Estados Unidos, Alemania, Italia y Francia. Esta crisis global de desabastecimiento y suministros podría durar varios meses, pero cada territorio lo está notando de forma diferente.

Sin árboles de navidad

En Estados Unidos podrían quedarse sin uno de los objetos estrella de la Navidad: los árboles. En este país existe toda una industria en torno a abetos y pinos, que produce al año millones de árboles.

A este desabastecimiento se le suma el del plástico, el cobre y los chips, lo que podría complicar la búsqueda del regalo ideal porque los fabricantes prevén una escasez de juguetes, electrodomésticos y productos electrónicos.

Indrustria automotriz

Alemania vive un desabastecimiento sin precedentes y las preocupaciones se centran principalmente en la industria automotriz. En este sentido, un reciente estudio del Instituto de la Industria Alemana (IW) afirma que el sector automovilístico "fracasará como motor de crecimiento" tras la crisis del coronavirus.

Además, el país germano ha tenido que retrasar la campaña del textil por la falta de materiales. La situación ha provocado una rebaja de las previsiones de crecimiento del 3,5% al 2,6%.

Microchips

Italia enfrenta una crisis de semiconductores o microchips, a la que ahora se suma también la del cartón. El significativo aumento de las compras online está afectando a las empresas de mensajería que están encontrando serias dificultades para abastecerse de cajas.

Acero, madera y plástico

En Francia son los materiales como el acero, la madera y el plástico los que comienzan a escasear. Falta también papel y por esta razón las editoriales de libros comienzan a preocuparse.

Alimentos

Reino Unido fue el primer país en notar los efectos del desabastecimiento. El Gobierno de Boris Johnson aplazará hasta julio de 2022 el control completo a los bienes comunitarios para paliar los graves problemas en la cadena de suministros por el Brexit y la pandemia de Covid-19.

Publicidad