Vacunación contra el coronavirus en Portugal

Publicidad

Coronavirus

Portugal pone a un militar para endurecer el control en el plan de vacunación contra el coronavirus

El país luso ha puesto al militar y vicealmirante Henrique Gouveia e Melo al frente del plan de vacunación para agilizar y endurecer el proceso.

Portugal está pasando por uno de los peores momentos desde que comenzó la pandemia de coronavirus. Ahora mismo el país vecino tiene las tasas más altas tanto de casos (16.829 por millón de habitantes) como de muertes (340 por millón de habitantes).

Por esta razón, el vicealmirante Henrique Gouveia e Melo será el nuevo responsable del plan de vacunación en el país con el objetivo de endurecer el "control" en el proceso, en medio de la polémica desatada en el país por las irregularidades que terminaron en la dimisión de su antecesor.

"Claro que vamos a endurecer más las reglas, endurecer el control también es importante, y también lo es la concienciación de las personas que están en el proceso", dijo el vicelamirante tras su nombramiento.

Gouveia e Melo era el número dos en cuanto al plan de vacunación, el cual hasta el día de ayer estaba encabezado por Francisco Ramos, un especialista que había trabajado para la Organización Mundial de la Salud y que renunció a su cargo en la noche de ayer.

La dimisión de Francisco Ramos tuvo lugar tras detectarse varias irregularidades en la selección del personal sanitario que debía ser vacunado en el Hospital de la Cruz Roja de Lisboa. Así mismo, Gouveia e Melo aseguró que las Fuerzas Armadas apoyan al Ministerio de Salud en una relación de "apoyo mutuo en la que se aprovecha la organización, estructura militar y el conocimiento" de los profesionales sanitarios.

"Confío en que vamos a conseguir ayudar a vacunar a la población portuguesa", comentó. La oposición ha criticado al gobierno del socialista António Costa después de que se decidiera que había que incluir a algunos políticos y altos cargos en los grupos prioritarios para recibir las vacunas.

Portugal está confinado desde el pasado 15 de enero y ahora empieza a ver un ligero descenso de la curva de contagios tras haber superado las 300 muertes diarias. El último día se notificaron 9.083 infecciones y 240 fallecidos. Por eso varios sanitarios alemanes han viajado a Portugal para ayudarles a combatir la pandemia.

Publicidad