39

Publicidad

Coronavirus

Portugal no descarta confinar de nuevo a la población por la tercera ola de coronavirus

Portugal baraja medidas más estrictas, aunque no incluiría el cierre de las escuelas. De momento, se ordena el cierre perimetral de la mayoría de los Ayuntamientos y se ordena el toque de queda a las 13:00 horas.

El Consejo de Ministros de Portugal ha aprobado nuevas restricciones para luchar contra el coronavirus y anuncia que no descarta volver a un confinamiento similar al del mes de marzo, aunque, en principio, sin cerrar las escuelas.

"Los números reflejan que las medidas que estamos adoptando no son suficientes", reconocía el Primer Ministro, António Costa, al finalizar la reunión.

Entre las medidas adoptadas, que entrarán en vigor este fin de semana, están la prohibición de circular y se ha anunciado que el toque de queda vuelve a las 13:00 horas, como el fin de semana de Año Nuevo. No se podrá cambiar de ayuntamiento en aquellos municipios con una tasa superior a los 240 contagios por cada 100.000 habitantes.

Ahora mismo sólo se librarían 25 de los más de 300 ayuntamientos del país. Estas medidas estarían en vigor durante el fin de semana, pero podrían mantenerse durante toda la semana dependiendo de la evolución.

"Es probable que tengamos que volver a medidas como las de marzo, pero sin cerrar las esuelas", explicaba Costa, quien valoraba como "muy preocupante" los datos de ayer y hoy, que rondan, e incluso superan, los 10.000 contagios en un sólo día.

Récord de contagios desde el inicio de la pandemia

Según la Dirección General de Salud, ayer se batía el récord, con 10.027 nuevos positivos, la peor cifra desde el inicio de la pandemia de coronavirus, y hoy eran otros 9.927.

Además, tanto ayer como hoy el número de fallecidos se ha acercado al centenar. En la actualidad, en Portugal hay 93.360 pacientes con la enfermedad activa y ya se contabilizan 7.472 muertes con Covid-19.

En este empeoramiento creciente de la situación, el Parlamento portugués aprobaba la prórroga del estado de emergencia, el máximo nivel de alerta en el país. Se trata de una prórroga de sólo una semana, hasta el 15 de enero, a la espera de recopilar información epidemiológica más exacta sobre estas fechas de reuniones familiares y con vistas a restricciones todavía más duras.

Publicidad