El antiguo jefe de Inteligencia de Venezuela, el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, llegó el lunes a Estados Unidos con un "tesoro", los secretos del presidente de su país, Nicolás Maduro, aseguró The Washington Post.

Figuera, que había estado dos meses escondido y protegido acusa al Gobierno venezolano de negocios ilegales de oro, habla de la presencia de células de Hizbulá en Venezuela y destaca la influencia de Cuba en Maduro, según el diario estadounidense.

La información difundida este lunes por el medio se basa en declaraciones de destacados opositores venezolanos, funcionarios de EEUU y doce horas de entrevistas exclusivas con Figuera, las primeras que concede a un gran medio de comunicación.

Figuera, de 55 años, ha reconocido como presidente legitimo de su país a Juan Guaidó, aunque sigue siendo de corazón "chavista", pues fue durante una década el jefe de seguridad del fallecido presidente Hugo Chávez, el padre de la Venezuela socialista y el mentor de Maduro.

El que fuera jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) dice que no se arrepiente de haberse levantado contra Maduro, pese a que el intento de sacar a éste del poder fracasó y se puso en manos de agentes estadounidenses en Colombia.

En esa entrevista de 12 horas cuenta qué falló ese 30 de abril, día en que Leopoldo López aparece junto a Guaidó en una base militar. Aquel día la salida de Maduro parecía inminente.

El día 23, Figuera se reunió con el presidente del Tribunal Supremo para pulir los detalles del alzamiento contra Maduro, pero el presidente del Tribunal cambió de estrategia: él quería ser el presidente.

El 29 de abril Figuera descubrió que Maduro preparaba un ataque con colectivos para el 1 de mayo. Ese día debía caer el líder chavista pero el plan se adelanta un día pero el Tribunal Supremo no cumple su parte del trato. Debía publicar una sentencia para despojar del poder a Maduro, pero nunca vio la luz.