Los funcionarios de West Palm Beach, en Florida, están probando un nuevo método para alejar a las personas sin techo de un parque. Consiste en poner la canción infantil 'Baby Shark' en bucle durante toda la noche.

El alcalde Keith James dijo que es un medida temporal para mantener a las personas sin hogar en la zona costera de la ciudad. Pero la medida ha recibido muchas críticas al considerar que es un trato cruel para la gente sin hogar.

 

Las autoridades dicen que la canción sirve como elemento disuasorio alrededor del 'lake Pavilion', que es un edificio de cristal donde se realizan eventos y tiene vistas a la costa. El alcalde dice que en las últimas semanas se han encontrado "restos desagradables" alrededor de la entrada del pabellón, por ello han tomado dichas medidas.

La canción ha sido elegida por considerarse agravante si la escuchas en repetidas ocasiones.