Abusos menores

Publicidad

Abusos a menores

Polonia crea una comisión parlamentaria para cazar a pederastas en el seno de la Iglesia Católica

En Polonia, un país mayoritariamente católico, los crímenes sexuales contra menores en el ámbito de la Iglesia han cobrado actualidad. Varias películas y documentales presentan testimonios de víctimas y sacerdotes culpables admitiendo los hechos.

El Parlamento de Polonia cuenta desde hoy con una comisión parlamentaria impulsada por la oposición que pretende controlar a la entidad nacional contra abusos sexuales a menores, a la que acusan de ocultar casos relacionados con la Iglesia católica.

Una comisión contra los abusos

La comisión está formada por 4 diputados y un senador de la oposición. Según denuncia la oposición, la actuación de la comisión nacional contra los abusos a menores que el Gobierno creó el año pasado es insuficiente y presenta irregularidades tanto de procedimiento como en su composición, lo que hace necesario ejercer un control parlamentario periódico sobre ella.

Las quejas de la comisión se refieren al bajo número de casos enviados a la fiscalía, especialmente a crímenes cometidos en el seno de la Iglesia. En segundo lugar, critica los procedimientos seguidos que no respetan el anonimato y privacidad de las víctimas. Y tercero, la composición de la comisión gubernamental, presidida por Blazej Kmiecik, vinculado a la organización ultracatólica Ordo Iuris.

Quejas de la comisión

Algunos de los miembros de la recién creada comisión parlamentaria polaca se han quejado de que se les impidió el acceso a la oficina de la comisión gubernamental en varias ocasiones. Y denunciaron que cuando pidieron un informe de actividades comprobaron que en ninguno de los 190 casos investigados por ese organismo se había pedido incluir al culpable en el registro policial de delincuentes sexuales.

Tras una larga serie de escándalos en la Iglesia polaca que ha trascendido a la opinión pública en los últimos años, el Gobierno creó una comisión estatal que ha informado hasta ahora de 190 crímenes de abuso sexual contra menores, 53 de los cuales implican a clérigos.

Casos ocultos

Grupos independientes, como la Fundación No Tengas Miedo, que elaboró un mapa online con cientos de casos de abusos sexuales aportados por las propias víctimas, estiman que el número real de casos de este tipo es mucho mayor.

La Iglesia católica creó hace 2 años la Fundación San José para prestar apoyo a las víctimas de abusos sexuales y en 2019 emitió un informe según el cual 382 clérigos abusaron sexualmente de un total de 624 víctimas entre 1990 y 2018.

Sin embargo, casos como el del cardenal Henryk Gulbinowicz, que falleció a finales del año pasado sin haber llegado a enfrentarse a la justicia tras una investigación que le relacionó con varios abusos desde 1985, han llevado a cuestionarse a algunos sectores de la sociedad polaca si la Iglesia está decidida a abordar este problema con decisión y urgencia.

Acusados

Durante años, los casos en que altas jerarquías eclesiásticas se han visto implicados en delitos de esta clase se han ocultado desde hace años. El cardenal Stanislaw Dziwisz, que fuera secretario personal de Juan Pablo II, ha sido acusado de aceptar sobornos para ocultar abusos sexuales a menores pero no será procesado porque cuando se produjeron los hechos no existía la obligación legal de reportarlos.

Edward Janiak, obispo de Kalisz, fue acusado de encubrir casos de pederastia y el Vaticano aceptó su renuncia en 2020. El exarzobispo de Gdansk, Slawoj Leszek Glódz, fue acusado de haber ocultado supuestamente la repetida violación de una menor por parte de un sacerdote de su parroquia.

Publicidad