137.002500

Publicidad

Beirut

Un policía muerto y más de 700 heridos tras una nueva jornada de protestas en Beirut

Los manifestantes de Beirut, que protestaban contra la corrupción y la explosión en el puerto de la ciudad, se han enfrentado a la policía y han asaltado varios edificios públicos.

Un policía ha muerto y otras 728 personas han resultado heridas por los enfrentamientos que estallaron el sábado en el marco de las protestas para exigir responsabilidades por las explosiones que el pasado martes arrasaron el puerto de Beirut.

La capital libanesa ha amanecido este domingo en una calma tensa después de una nueva jornada de disturbios y protestas en la que los manifestantes llegaron a irrumpir en varios ministerios y fue necesario desplegar al Ejército.

El sábado tuvo lugar la marcha del 'Día del Juicio', en la que miles de libaneses participaron para protestar por la extendida corrupción en la clase política de la nación árabe, a la que culpan de lo ocurrido. "Hay odio y hay sangre entre nosotros y nuestras autoridades. La gente quiere venganza", dijo Najib Fará, de 35 años de edad, que se estaba manifestando en el centro de Beirut, según informa la agencia de noticias Naharnet.

Los manifestantes convergieron en la Plaza de los Mártires, reavivando así las protestas que comenzaron en octubre por la grave crisis económica que atraviesa Líbano, la peor desde su guerra civil.

Desde allí, se dispersaron hacia varios edificios oficiales. Así, tomaron los ministerios de Economía, Comercio, Energía y Medio Ambiente llegando a lanzar desde las ventanas retratos del presidente libanés, Michel Aoun. También tomaron la sede de la Asociación de Bancos de Líbano, cerca de la Plaza de los Mártires.

La Policía intentó cortarles el paso lanzando gases lacrimógenos, mientras que algunos manifestante arrojaron cócteles molotov, piedras y otros objetos contundentes a los agentes y levantaron barricadas incendiadas.

En el marco de los enfrentamientos, un policía antidisturbios murió al caer al vacío desde una ventana del hotel Le Grey al ser "atacado por alborotadores", de acuerdo con un comunicado del cuerpo de seguridad.

Ante la magnitud de los disturbios, el Gobierno desplegó al Ejército logrando que los manifestantes se replegaran. El domingo ha sido el turno de los empleados municipales, que limpian los restos de la batalla campal del sábado.

Publicidad