Publicidad

Daunte Wright

La Policía de Mineápolis dice que la muerte de Daunte Wright fue un "accidente"

Daunte Wright murió el domingo durante un tiroteo de la policía. Los agentes defienden que su muerte fue un "accidente" ante la oleada de protestas en Mineápolis.

La Policía de Minéapolis (Estados Unidos), ha defendido hoy que la muerte de Daunte Wright, un hombre negro a manos de la policía fue un "accidente" durante un forcejeo. El jefe de Policía ha asegurado que la agente que acabó con la vida del hombre utilizó su pistola en lugar de la Taser.

"Por lo que he visto y por la reacción de los agentes y la angustia posterior, parece que fue una descarga accidental que resultó en la tráfica muerte del señor Wright", ha dicho el jefe de Policía del Centro de Brooklyn, Tim Gannon, en rueda de prensa.

El alcalde Brooklyn, Mike Elliott, ha defendido que el equipo está atravesando un momento de "dolor" por la muerte de Wright, que ha desatado nuevas protestas contra la violencia policial y el racismo en Estados Unidos. "Reconocemos que no ha podido pasar en peor momento" ha dicho Elliott.

El alcalde declara el estado de emergencia por las protestas

El alcalde ha prometido que llegarán "al fondo de la cuestión" durante la investigación y para que "se haga justicia por Daunte Wright". Además, ha declarado el estado de emergencia este lunes ante el temor de nuevas protestas contra el racismo y la violencia policial.

Pero según la versión de la madre del difunto, Katie Wright, su hijo aseguró que la policía lo había detenido mientras conducía el domingo. Fue entonces cuando ella escuchó cómo un agente ordenaba a Daunte Wright salir del coche.

Según afirman los agentes, trataron de detenerlo en un control de tráfico, pero el hombre intentó escapar en su vehículo y recibió un disparo. Casi 200 manifestantes cercaron la sede de la Policía la noche del domingo. La tensión es tal, que el presidente Joe Biden ha hecho un llamamiento para que vuelva la calma a la ciudad justo cuando se celebra el juicio por la muerte de George Floyd.

Publicidad