INCENDIO EN JAPÓN

La Policía emite una orden de arresto para el sospechoso de la masacre en Japón

El sospechoso de provocar un incendio en un estudio de anime en Kioto, donde murieron 34 personas, habría planeado la mayor matanza de las últimas dos décadas en represalia por un presunto plagio.

Incendio en Kioto, en un estudio de animación de Japón

Publicidad

La Policía de Japón emite una orden de arresto para el sospechoso de la masacre en el estudio de 'anime' Kyoto Animation, donde murieron 34 personas al prender fuego al edificio principal de la compañía.

Shinji Aoba está ingresado en el hospital por las graves quemaduras que él mismo sufrió cuando quemó el edificio, con más de 70 personas en su interior.

El presunto autor del fuego, un hombre de 41 años, será detenido por asesinato y por provocar un incendio intencionado cuando los médicos del hospital de Osaka, donde ahora mismo está siendo atendido, den el visto bueno, según ha informado la cadena pública japonesa NHK.

El individuo fue sentenciado en 2012 a tres años y medio de cárcel por robar una tienda en la prefectura de Chiba. Después de su liberación, Aoba pasó algún tiempo en instalaciones para ex convictos. También recibió tratamiento para la enfermedad mental por parte de los cuidadores que visitaron su casa.

El pasado jueves, Aoba entró con carro donde llevaba al menos un cubo de gasolina donde vertió su contenido en el suelo y prendió fuego al grito de "moríos".

Según testigos, Aoba confesó inmediatamente su crimen a la Policía, y agregó que había iniciado el incendio porque creía que el estudio había robado su novela.

Fuentes del Departamento de Bomberos de Kioto han resaltado que el edificio no contaba con aspersores ni bocas de incendio, dado que estaba clasificado como "oficina". Así, han señalado que la inspección del edificio llevada a cabo en octubre del año pasado determinó que los extintores y alarmas de emergencia estaban instaladas, en línea con la ley.

Publicidad