Un policía dispara por la espalda y mata a un adolescente que no llevaba luz en la bicicleta en Arizona

Publicidad

Estados Unidos

Un policía dispara por la espalda y mata a un adolescente que no llevaba faros en su bicicleta

El agente comenzó a perseguir al chico cuando vio que circulaba en su bicicleta sin faro delantero. Cuando el adolescente huía se le cayó un arma y el policía le disparó dos veces.

La muerte de un adolescente en Arizona, Estados Unidos, por disparos de un policía ha reabierto la polémica sobre el uso de la fuerza de la policía. El joven circulaba en su bicicleta por la noche sin faro delantero, al verlo, un agente de policía comenzó una persecución. Durante su huida el chico de 17 años perdió un arma y al tratar de recogerla del suelo el agente le disparó dos veces por la espalda.

Los hechos ocurrieron el pasado 2 de enero, el oficial Chase Bebak-Miller, de la Policía de Chandler, en Arizona, patrulla con su vehículo cuando ve a un joven que circula en bicicleta, sin faro delantero y ocupando dos carriles. En ese momento el oficial enciende las sirenas e inicia una persecución al joven, que trata de huir.

Anthony Cano, el adolescente de 17 años, deja su bicicleta y empieza a correr hacia un parque cercano, momento en el que el policía baja de su vehículo y comienza a perseguirle a pie. Según informa el medio local 'azcentral', durante la huida Cano deja caer un arma y estira la mano para recogerla. En ese momento, el policía grita "¡Arma desenfundada! ¡Tírate al suelo!" y en menos de un segundo dispara por primera vez, y después vuelve a hacerlo. En total, dos disparos por la espalda.

Mientras Cano está herido en el suelo, tumbado boca abajo, el agente le pide que ponga las manos en la espalda. Pero el adolescente de 17 años responde: "Lo siento, no puedo", aunque aún así hace el esfuerzo de mantenerlas detrás como le ordena el policía. En un momento, el agente Bebak-Miller le dice que quiere ayudarle.

Al recibir el aviso de se compañero, otros 4 agentes llegan al lugar de los hechos. Y Cano, que teme por su vida, les pide que se den prisa. "¡No quiero morir!", suplica el joven a los agentes. Mientras los oficiales le practican los primeros auxilios, Cano le explica al oficial que le ha disparado que solo trataba de tirar el arma, a lo que el agente le responde: "Bueno, pensé que me estabas engañando. Eso fue jodidamente estúpido".

Finalmente el adolescente falleció en el hospital al no poder recuperarse de las heridas de bala el 23 de enero.

La familia pide una investigación

La familia del joven ha pedido que se inicie una investigación por lo ocurrido. "Estaba asustado al volver a casa. No estaba haciendo nada malo más que andar en bicicleta sin luz" ha dicho la madre del adolescente. Ahora las autoridades están revisando el caso. Los detalles de la persecución se han podido saber porque la policía publicó el vídeo, de 5 minutos de duración y sin editar, que grabó la cámara del chaleco del agente. El vídeo, lo publicaron una semana después de que familiares, amigos y otros grupos se concentraran en el Ayuntamiento para pedir transparencia.

Publicidad