Emergencia por cortes de luz

El plan de Francia ante posibles apagones eléctricos durante este invierno

El Gobierno francés ha dado a conocer sus planes para realizar cortes eléctricos en caso de falta de suministro este invierno. Afectarían de forma rotatoria a algunas zonas del país en horas punta de consumo, en total al 60 % de la población francesa.

Precio de la luz en Europa

Precio de la luz en Europa EFE

Publicidad

Francia no descarta que este invierno tengan que realizarse cortes de luz y por ello, el Gobierno de de Emmanuel Macron ha preparado un plan de emergencia para dar a conocer cómo se organizarán estos apagones eléctricos.

El Ejecutivo ya ha enviado la circular a los delegados del Gobierno en los departamentos para preparar a los territorios y establecer el modo en que se realizarán los diferentes cortes.

El portavoz del Gobierno, Olivier Véran, en unas declaraciones al canal televisivo BFM, aseguró “no estamos anunciando que habrá cortes”, y luego puntualizó que "podría haber situaciones de tensión en el suministro eléctrico". Véran vinculó la posibilidad de realizar cortes a la evolución de las condiciones meteorológicas en el país: "Si tenemos un enero particularmente frío, no podemos excluir los cortes".

Los posibles cortes energéticos se extenderían por un máximo de dos horas, únicamente durante las horas pico de consumo, que en Francia se sitúan de 8.00 a 13.00 y de 18.00 a 20.00, indicaron fuentes gubernamentales.

Estas interrupciones del suministro eléctrico no afectarían a ningún departamento por completo, a fin de que su impacto no se concentre en ningún punto y así repartir su impacto negativo.

Según los planes, muchos servicios e infraestructuras críticas estarían protegidos como hospitales, cuarteles de bomberos o de gendarmería, así que un 40 % de la población francesa estaría a salvo de los posibles cortes ya que comparte las mismas líneas eléctricas prioritarias con esas instalaciones. Eso supone que los cortes podrían afectar a un 60 % de la población, pero nunca a todos a la vez, sino que sería en algunas zonas, ninguna de las cuales los sufriría de forma repetida. Por otra parte, el Ejecutivo confirmó que las zonas que vayan a ser afectadas por los cortes serían avisadas con antelación suficiente para que pudieran puedan prepararse de forma adecuada.

Limitar el consumo

Aunque advierten de que los recortes no serán inevitables, sí se podrían cancelar incluso en el último minuto si finalmente la demanda es menor de la esperada. Por eso, reducir el consumo será especialmente importante en estos períodos.

De momento, RTE solo ha notado un ligero descenso en los hábitos de consumo eléctrico este año respecto al año pasado: -6% (corregido por la meteorología). Y además este esfuerzo está mayoritariamente concentrado en la industria, que ha reducido su producción. Entre los particulares, la tendencia empieza a verse. En cambio, el punto negro del ahorro energético continúa siendo el sector servicios empezando por las oficinas.

Publicidad