Cementerio en el que están enterrados los fetos

Publicidad

Especies invasoras

Una plaga de cangrejos mutantes invade un cementerio belga

Una plaga con miles de cangrejos mutantes ha invadido el cementerio belga de Schoonselhof, junto a la ciudad de Amberes.

Como si en este 2020 no estuviesen pasando suficientes cosas, todo parece más irreal cuando de pronto cientos de cangrejos mutantes han invadido el cementerio de Schoonselhof en Bélgica. Es conocido por ser el lugar donde descansan los restos de varios soldados fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial, y ha visto cómo varios de estos ejemplares se han reproducido en los últimos días de forma incontrolada, según ha informado el diario belga 'Brussels Times'.

Estos cangrejos son conocidos como 'Procambarus fallax' y una de sus peculiaridades es que las hembras tienen la capacidad de mutar y de esta forma clonarse. No existen como producto de la evolución natural, sino que fueron creados de forma experimental por unos comerciantes de mascotas en Alemania en los años noventa. Todos los descendientes de una única hembra son también hembras y son genéticamente idénticas.

El comercio de estas especies es ilegal, al igual que la posesión, transporte, producción y liberación, por lo que resulta más difícil conocer cómo han logrado llegar hasta el cementerio, aunque se sospecha que hubo alguna suelta de un animal doméstico en un canal cercano, y que a partir de ahí se comenzaron a reproducirse. El diario belga informó de que todo comenzó porque alguien tenía un cangrejo en un acuario y lo soltó al río, de ahí la plaga.

Estos cangrejos tienen facilidad para desplazarse tanto por canales como por la tierra, aunque no recorren grandes distancias. También tienen la capacidad de excavar túneles de hasta un metro de profundidad, lo que hace realmente complicado poder acabar con la invasión. En esta especie de chimeneas ponen sus huevos, lo que hace aún más complicado evitar que se sigan reproduciendo.

Publicidad