Isla Williams es una niña de dos años que ha sufrido un ataque por la mordedura de un perro que se abalanzó sobre ella cuando la menor intentó acariciarlo, según informa 'Daily Mail'.

La menor se encontraba con sus padres pasando el día en el campo cuando sucedió el trágico accidente. Los padres corrieron a proteger a su hija cuando vieron como el perro, un Akita japonés, comenzaba a atacarla cuando la niña intentaba acariciarlo.

El ataque del animal solo duró unos segundos, pero fueron suficientes para hacerle varias heridas en la cara a Isla Williams, algunas de ellas se encuentra cerca de los ojos, lo que podrían haberle quitado la vista.

La pequeña fue trasladada al hospital donde le curaron las heridas, y finalmente le dieron el alta.

Los padres de la menor agredida han iniciado una campaña en las redes sociales para encontrar a sus dueños, hasta ahora desconocidos.