49.002500

Publicidad

Coronavirus

El pequeño comercio francés respira con su reapertura tras un mes cerrado por el coronavirus

Cerraron el pasado 30 de octubre por la pandemia del coronavirus y ahora abren con ganas y con la esperanza puesta en las compras de Navidad.

El pequeño comercio francés recibió este sábado un impulso con el que espera salvar la temporada de Navidad gracias a su reapertura, que se produce en el marco de un desconfinamiento progresivo en el país.

Las consideradas hasta ahora tiendas no esenciales, como las de ropa, las zapaterías o las librerías, y otros establecimientos como las peluquerías, pudieron volver por fin a recibir clientes, casi un mes después de que el pasado 30 de octubre tuvieran que cerrar sus puertas por el avance de la pandemia.

Al mismo tiempo, grandes superficies vieron autorizada la venta de productos como libros o ropa, vetada hasta ahora para evitar una competencia desleal. "Hoy todos estamos ansiosos", le decía una dependienta de la cadena de perfumerías Marionnaud en París a uno de los primeros clientes que se acercaron por la mañana a por un regalo.

El nerviosismo está justificado: ese sector en concreto registra entre el 30 y el 40 % de su facturación anual durante las fiestas de Navidad, y en términos generales el comercio llega de una temporada difícil con las manifestaciones de los "chalecos amarillos", las huelgas por la reforma de pensiones o ahora los confinamientos. La pandemia ha afectado a grandes y pequeños. El grupo de las Galerías Lafayette, según el diario "Le Figaro", calcula que perderá la mitad de su cifra de negocios este año, y otros como Bon Marché prevén un descenso del 25 al 35 % de sus ventas.

Publicidad