Publicidad

Bolivia

Pelea a puñetazos en el congreso de Bolivia por la detención de exfuncionarios del anterior gobierno

El pleno de la Asamblea Legislativa de Bolivia sobre la detención de la expresidenta Jeanine Áñez, ha acabado en una trifulca entre el Movimiento Al Socialismo y la oposición.

La interpelación del Parlamento de Bolivia al ministro de Gobierno (Interior), Eduardo del Castillo, por la detención de la exmandataria interina Jeanine Áñez, derivó este martes en una bochornosa pelea entre legisladores del oficialismo y la oposición.

Un miembro del gobierno y otro de la oposición se enzarzaron en una pelea en medio de la asamblea. Varios miembros tuvieron que separarles porque no paraban de darse puñetazos. Ha ocurrido tras un debate sobre las detenciones de exfuncionarios del anterior gobierno.

El asunto que polarizó a los parlamentarios del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que tienen la mayoría, con los de las opositoras Comunidad Ciudadana y Creemos fue si la crisis política y social que atravesó el país en 2019 fue producto de un fraude electoral o de un golpe de Estado.

La proyección de un vídeo en el que se mostraba hechos de violencia sucedidos antes y después de la renuncia de expresidente Evo Morales desembocó en que Henry Montero, del partido opositor Creemos, y Gabriel Antonio Colque de MAS acabaron a golpes a pesar de que el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, parara la sesión en varias ocasiones.

Después, Montero ha pedido disculpas públicas por lo sucedido. "Mil disculpas a los bolivianos, seguiremos luchando, no con agresiones, no con lo físico. Pero pido que las autoridades nos respeten, que no nos digan criminales, homicidas, y que no utilicen el dolor por los fallecidos", ha compartido según recoge 'El Deber'.

Áñez está en prisión preventiva desde el 15 de marzo, acusada de sedición, terrorismo y conspiración por su rol en el marco de la crisis postelectoral de 2019. Las autoridades bolivianas investigan el caso, conocido como Caso golpe de Estado, tras la denuncia de la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty.

Dos meses después de su detención, la exmandataria denunció que las autoridades bolivianas "no han presentado una sola prueba" que respalde las acusaciones que pesan contra ella. "Soy una presa política, esa es la única realidad", dijo.

Publicidad