Publicidad

Elecciones Perú

Pedro Castillo gana unas elecciones en Perú marcadas por revisiones legales y la tensión callejera

El candidato izquierdista, Pedro Castillo, gana las elecciones a la presidencia de Perú mientras su rival, Keiko Fujimori poco dispuesta a asumir su derrota, podría volver a prisión

Tras varios días de procesos legales, revisiones de cartas y tensiones en las calles de Perú, el recuento definitivo de las elecciones ha llegado a su fin: el candidato izquierdista, Pedro Castillo, será el próximo presidente de Perú. Una noticia que su opositora, Keiko Fujimori, está poco dispuesta a asumir y ya ha pedido que se anulen votos.

La candidata de Fuerza Popular dice que el partido de Castillo, Perú Libre, ha intentado un "fraude en mesa" por las presuntas irregularidades en el recuento de votos. Pide la nulidad de 802 actas, que representan más de 200.000 votos. Sin embargo, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), que ya ha ingresado 100 % de actas de votación en su sistema virtual, y solo han sido enviadas 608 actas al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por presentar votos impugnados, por lo que, a no ser que la mayoría de votos fuesen favorables para la Popular, Castillo seguiría siendo el ganador.

Unas elecciones que han dado de qué hablar en todo el mundo, ya que incluso un grupo de 17 expresidentes de América y España, todos de derecha o centro derecha, han firmado hoy un documento para pedir que ninguno de los candidatos se declare ganador hasta que el Jurando Nacional de Elecciones peruano confirme el triunfo de Castillo. Además, han sido muy reñidas y los resultados así lo demuestran: el candidato izquierdista ha obtenido el 50,195 % de votos válidos frente al 49,805 % que ha obtenido su opositora, Keiko Fujimori.

Fujimori, más cerca de la cárcel que de la presidencia

La candidata por Fuerza Popular ya estuvo en la cárcel recientemente durante 16 meses. Cumplía condena provisional tras ser acusada de aceptar y no declarar dinero de una constructora corrupta brasileña (Odebrecht), para financiar sus campañas electorales del 2011 y del 2016. Fujimori consiguió un permiso de salida durante 8 meses para poder presentarse a la presidencia del país, que le otorgaría inmunidad en caso de salir ganadora. Su padre, que fue presidente de Perú entre 1990 y el año 2000, también está en prisión por crímenes de lesa humanidad.

Ahora, el fiscal José Domingo Pérez pide que vuelva a ser ingresada en prisión porque "la acusada Fujimori Higuchi incumple con la restricción de no comunicarse con los testigos; pues, se ha advertido como hecho público y notorio que se comunica con el testigo Miguel Torres Morales", sostiene. Una de las condiciones que debía de cumplir por concederle la puesta en libertad. No obstante, la candidata ha dicho que "confía" en el Poder Judicial y que no tiene "ningún temor" porque lo "único" que quiere el fiscal es "seguir siendo protagonista de esta campaña electoral".

Publicidad