Desafiando al frío siberiano, una treintena de personas ha retado a las temperaturas bajo cero participando en una peculiar carrera: solamente abrigados por un bañador patinan sobre el lago Baikal en Rusia.

Con más de 600 kilómetros de largo, es el lago más grande y profundo del mundo. Las temperaturas negativas lo mantienen ahora, como ven, convertido en una gran placa de hielo.