Antivacunas

Un párroco italiano es destituido por acoger una convención antivacunas

Gino Pierosara ha quedado inhabilitado por violar las normas gubernamentales y eclesiásticas al albergar la reunión y sin respetar ninguna norma sanitaria.

Párroco italiano destituido por acoger una convención antivacunas

Publicidad

Gino Pierosara, párroco italiano ha sido destituido y ha quedado apartado de sus labores como párroco y exorcista de la iglesia de San Sebastián mártir en Fabriano, al norte de Italia. Ha sido destituido por Francesco Massara, obispo de la diócesis local. Pierosara era el responsable de la iglesia cuando el pasado domingo se realizaba una reunión antivacunas liderada por el ginecólogo Roberto Petrenella.

Francesco Massara escribía lo siguiente en un comunicado: “En los últimos días, un médico no-vax inhabilitado de la orden profesional fue alojado dentro de la iglesia parroquial de San Sebastián mártir para una conferencia llevada a cabo en violación de las normas gubernamentales y eclesiásticas sobre la contención y prevención de la pandemia”.

El ginecólogo italiano, además de liderar la convención, grabó y publicó un video de ésta en las redes sociales. Posteriormente fue eliminado, aun así continúa circulando por las redes y en grupos de mensajería. En dicho vídeo, se agradecía al párroco Pierosara que la celebración hubiese dado lugar.

El obispo, en su comunicado denunciaba el peligro público de aquella reunión debido a la inexistencia de ninguna medida sanitaria y la ausencia de mascarillas como se puede apreciar en el vídeo grabado por Petrenella. Por lo que se trata de una grave infracción de las normas de culto en parroquias e iglesias.

Petrenella, sospechoso habitual

Petrenella fue expulsado en el año 2019 del Colegio de Médicos de Teramo, en la regíon de Abruzos. Fue expulsado por su rechazo ante la vacuna del papiloma humano. Anteriormente, ya ha sido protagonista de otras polémicas relacionadas con el COVID-19.

En 2020, se viralizó un video donde aparecía difundiendo que COVID-19 significaba “Certificado de Identificación de Vacunación con Inteligencia Artificial”. Además, señalaba que se trataba de un plan internacional para controlar y reducir a las poblaciones.

Observando los últimos datos publicados por el ministerio de Sandidad italiano, los contagios, las hospitalizaciones y las personas en UCI en el país están aumentando. Simultáneamente, desde el país están intentando acelerar la inyección de una tercera dosis.

Publicidad