La Comisión Parlamentaria antimafia de Italia ha divulgado esta semana cientos de informes y grabaciones de la investigación que ha llevado a cabo contra el crimen organizado. Entre esos documentos se encuentran las denuncias del juez Paolo Borsellino, asesinado hace 27 años por Cosa Nostra.

La Comisión ha levantado el secreto por unanimidad. Una investigación que engloba 1.600 archivos que corresponden a los años 1963 al 2001. Un material muy valioso por las confesiones y críticas del juez Paolo Borsellino, asesinado en 1992 por la mafia siciliana Cosa Nostra en Palermo. Antes de Borsellino, el juez que luchó contra la criminalidad, Giovanni Falcone, corrió la misma suerte.

Paolo Borsellino era juez instructor de Palermo y formaba parte de un equipo de magistrados cuyo objetivo era dar justicia a los criminales y que acabó en el conocido juicio de cientos de imputados de Cosa Nostra en el año 1986. Al juez le pusieron un coche bomba el 19 de julio de 1992 cuando iba a visitar a su madre. Además de él, murieron cinco de sus escoltas.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, considera que sacar a la luz todo este material es una "elección de transparencia". "Sus palabras podrán resonar en la conciencia de todos", afirma Conte en referencia a las confesiones de Borsellino.