Una pareja de buzos ingleses descubrió una medusa gigante en la bahía de Falmouth. El animal, que fue grabado por las cámaras del documental Ocean Wild, mide metro y medio.

Este documental nos enseña cómo Dan Abbott y Lizzie Daly nadan junto a ballenas Minkie y delfines en Escocia, focas en las islas Farne y habían grabado bandadas de pardelas en Gales. Pero el descubrimiento más llamativo de todos ha sido sin duda el de la medusa.

 

Poco tardaba Lizzie en publicar un tuit con una foto en la que ambos salían nadando junto a este gran descubrimiento. "¡Ayer estuvimos buceando en Falmouth para terminar Wild Ocean Week y se nos cruzó una medusa aguamala gigante! ¡Qué manera de finalizar esta aventura sobre la fauna marina!", contaba en su cuenta de Twitter.

 

Además, él, un buzo especialista en tiburones con los que ha buceado en muchas ocasiones, ha contado durante el documental su experiencia con la medusa: "Estábamos muy cerca, podíamos tocarla. Pero no invadíamos su espacio", declaró.

Lo más curioso de esta medusa es que, pese a su gran tamaño, su veneno no es peligroso para el ser humano. Y es que, en caso de una posible picadura el veneno solo causa una pequeña molestia en la piel de las personas.

Asimismo, el buzo explica en el documental el porqué de la llegada de estas grandes medusas a la costa británica: el aumento de las temperaturas del mar es el factor principal por el cual estas medusas gigantes han llegado a la bahía de Falmouth.