EN AUSTRALIA

Una pareja, acusada de mantener relaciones sexuales demasiado ruidosas

Jessica Angel y Colin MacKenzie, una pareja australiana, han sido acusados por alteración del orden público a causa  de los sonoros ruidos que producían mientras mantenían relaciones sexuales.

Una pareja bromea tumbada en una cama

Publicidad

Una pareja australiana ha sido acusada de alteración del orden público por hacer demasiado ruido mientras mantenían relaciones sexuales.

Tras haber sido denunciados hasta 20 veces por sus vecinos, Jessica Angel y Colin MacKenzie recibieron una orden en la que se les instaba a evitar "gritar y gemir ruidosamente".

Sin embargo, la pareja continuó recibiendo denuncias y finalmente han sido acusados en virtud de la Ley de Protección del Medio Ambiente, por lo que ahora se enfrentan a una multa de unos 3.800 euros

"Hemos superado los niveles de contaminación acústica, hasta el punto de que fuimos arrestados y sacados de nuestra propia casa. Nos dijeron que no podíamos tener relaciones sexuales", asegura Jessica, de 34 años.

Colin, de 45 años y natural de Sturt, Australia del Sur, ha dicho: "¿Cómo puedes vivir en un lugar donde no se puede tener relaciones sexuales? Es ridículo. De todos modos, es sobre todo Jessie".

Una orden emitida hacia Jessica Ángel le exigió el cese "de todas y cada una de las molestias ambientales", incluyendo "gritos, ruidosos gemidos y voces".

Dos días después de haber recibido la orden, la policía volvió a recibir una denuncia. La pareja fue entonces arrestada y llevada a la comisaría local, donde fue acusada informalmente y se le ordenó comparecer en el Juzgado de Paz de Adelaide el próximo mes.

Trevor Lovegrove, Inspector Jefe de Sturt, ha aclarado que "las personas tienen derecho a la privacidad dentro de su propia casa, pero cuando sus acciones afectan a los demás la policía tiene que intervenir antes de que una situación se agrave".

Publicidad