El máximo pontífice pretende implantar un protocolo de actuación común en todos los obispados del mundo como medida de prevención para de esta manera acabar con el encubrimiento. Así lo ha recalcado en la primera jornada de esta cumbre histórica que durante tres días reúne a 190 líderes religiosos de todo el mundo para tratar de manera firme y contundente una problemática que azota a la iglesia desde hace años.

El Papa Francisco ha subrayado la necesidad de abordar el problema con medidas precisas: "Yace sobre nuestro corazón el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda cómo afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad. Hace falta ser concretos".

Cada jornada habrá varias ponencias, 10 grupos de trabajo divididos por idiomas y una sesión de conclusiones diarias. Los temas centrales que se tratarán en estas jornadas celebradas en el aula Paolo VI del Vaticano son: la responsabilidad de los obispos, la rendición de cuentas y la transparencia. Además, el Papa dará el domingo un discurso de clausura.

Te podría interesar...

Arranca la Cumbre sobre pederastia en la Iglesia, un encuentro histórico abanderado por el Papa Francisco

El nuncio del Papa en Francia, investigado por abusos sexuales

El Papa Francisco: "El problema de los abusos sexuales continuará porque es un problema humano"