Acoso

Los padres de un niña de 15 años que se suicidó tras sufrir acoso escolar denuncian al centro en el que estudiaba

"Quiero que se investigue por qué mi hija prefirió morir tirándose de un octavo piso en lugar de ir al colegio", dice el padre de Kira, que se quitó la vida tras sufrir 'bullying' en su centro de estudios, en el que ha habido más intentos de suicidio.

Publicidad

Kira estaba apunto de terminar el curso escolar en su centro de estudios de Barcelona, pero la mañana del 19 de mayo, en lugar de bajar a la calle para ir al colegió de la congregación 'Pare Manyanet', la joven, de 15 años, pulsó el botón octavo del ascensor y se tiró desde la azotea del edificio en el que vivía.

"Mi hija estaba el sábado de antes de su suicido comprándose ropa de cara al verano, bañadores y cosas así. No era una opción que prefiriese morir a ir al colegio", lamenta su padre, José Manuel, en declaraciones a Antena 3 Noticias. Los progenitores de la adolescente han denunciado al centro por no investigar el abuso y acoso escolar sufrido por su hija.

Otros intentos de suicidio en el mismo colegio

"Quiero saber qué paso el día antes para que mi hija optase por lanzarse desde un octavo piso antes de ir a clase". Y eso, abrir una auditoria externa, es lo que ha hecho la Consejería de Educación porque hay varias denuncias de abusos y acosos a alumnos de ese mismo colegio. Además, un exestudiante de un centro de la misma congregación, Óscar, se suicidó al cumplir los 21 años.

Los padres del joven, José María y Silvia, piden que "esto no siga pasando aunque por nuestro hijo, desgraciadamente, ya no podemos hacer nada". Nunca entendieron las razones que llevaron a Óscar a acabar con su vida, hasta que el pasado verano el exprofesor de religión del entonces menor fue detenido por tener material pedófilo en su ordenador.

"Se ha reabierto el y el caso y se están comprobando las fotografías de este señor. Queremos saber si hay imágenes de nuestro hijo".

Los centros de esta congregación, mientras, se defienden, asegurando que aplicaron en todos los casos de acoso el protocolo 'anti-bullying'.

Publicidad