Enfermedad hereditaria

Un padre pierde a sus tres hijos por una enfermedad hereditaria en cuatro años: "Soy tan víctima como ellos"

Actualmente, el padre se encuentra luchando contra una leucemia linfoide crónica y un linfoma de Hodgkin diagnosticados en 2016 y 2021, respectivamente.

Imagen de un hospital

Imagen de un hospital Pixabay

Publicidad

Régis Feitosa, un brasileño de 52 años, ha vivido el mismo duelo durante cuatro años y miedo al tener que enterrar a sus tres hijos debido a una enfermedad que heredaron de él.

En una entrevista que dio a la BBC New Brasil, Feitosa señaló que en 2016 fue diagnosticado, al igual que sus hijos, con el síndrome de Li-Fraumeni, un trastorno raro que aumenta el riesgo de desarrollar muchos tipos de cáncer y que, según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, está causado por mutaciones en el gen TP53.

"Los resultados demostraron que yo tenía una alteración genética que lamentablemente también se transmitió a mis hijos y que potencia la aparición de cáncer", explicó a la cadena, donde añadió que "en apenas cuatro años y medio perdí a todos mis hijos. Como dijeron mis hijos, soy tan víctima como ellos".

El hombre ha explicado que antes de su primer diagnóstico, tanto él como sus hijos se encontraban sanos. Además, nadie de su familia tenía el conocimiento de antecedentes médicos relacionados con la enfermedad.

Un duelo que no termina

En 2009, la mayor de sus tres hijos, Anna Carolina, fue diagnosticada con leucemia linfocítica aguda. A pesar de luchar durante años contra la enfermedad, el año pasado le encontraron un tumor cerebral, el cual acabó con su vida el pasado 19 de noviembre, a sus 25 años.

En 2017, su otra hija, Beatriz, también fue diagnosticada con la misma enfermedad que su hermana mayor. Fue sometida a un trasplante de médula ósea, pero el cáncer era tan agresivo que terminó falleciendo un año más tarde con solo 10 años.

Pedro, el único hijo varón de Feitosa, fue diagnosticado con 17 años con un cáncer de óseo que suele aparecer normalmente en las metáfisis de un hueso largo. Tras afrontar varios tratamientos, el joven desarrolló un tumor cerebral que terminó con su fallecimiento a los 22 años, en el 2020.

Actualmente, el padre lucha desde el 2016 contra una leucemia linfoide crónica y frente a un linfoma de Hodgkin, detectado en el 2021.

Publicidad