EN MÉXICO

Un padre empuja la silla de ruedas de su hijo de doce años para que pueda jugar al fútbol

El niño padece una malformación encefálica y escoliosis, y además tiene la cadera dislocada, impidiéndole sostenerse en pie.

Una persona en silla de ruedas

Publicidad

En medio de un partido llama la atención ver a Mario Treviño González, el padre del niño, corriendo de un lado para otro del campo empujando la silla de ruedas de su hijo Mario Treviño Franco, de tan solo doce años. Ambos llevan camisetas con el número cero y juegan en el equipo de su ciudad, en México, como si fueran uno solo. "Yo soy sus pies, yo lo muevo, lo llevo a la escuela, lo traigo, lo llevo a sus terapias, hacemos terapia en casa. Ahora me estoy dedicando cien por cien a él", aseguraba el padre al medio 'El Diario'.

'Marito', como lo llaman sus compañeros de equipo, y su padre llevan jugando al fútbol desde hace cuatro años. La única regla es que el único que puede tocar el balón es el menor, al que su padre empuja en la silla de ruedas, y que deben acudir a los entrenamientos.

El niño, que no puede hablar, se entiende a través de gestos y está más contento desde que puede jugar al fútbol. "Psicológicamente está bien, su problema es motriz", el fútbol se ha convertido en una terapia para él porque no para de sonreír mientras jugamos, afirma el padre, defensor de la integración de los niños con dificultades: "hay que motivarlos, integrarlos".

El club Leones Juárez al que pertenece Marito, tiene seis años de existencia y ha conseguido ganar ocho campeonatos. El equipo tiene alrededor de 80 integrantes, de todas las edades, algunos de ellos con discapacidad, y de cualquier nivel socio-económico.

"Somos un club sin ánimo de lucro, los papás de los niños sacan adelante todos los proyectos que estamos llevando a cabo y los entrenadores somos los papás, no hay ningún entrenador profesional", afirma Ignacio González y Daniel López, directivos del club.

Su historia se ha hecho viral en las redes sociales después de que se publicara una fotografía de ambos durante un partido. El equipo ahora se encuentra inmerso en la Copa Sindicato, y sus organizadores aseguraron que la presencia de ambos en el torneo era un honor.

También te puede interesar...

Una madre consigue que Mercadona adapte un carro de la compra para niños con movilidad reducida

La carta de una niña con discapacidad a Educación: "Tengo derecho a que mis padres puedan elegir el centro más adecuado para mí"

Condenado el gerente de un pub por prohibir la entrada a 40 jóvenes con discapacidad

Publicidad