OTAN

La OTAN realizará pruebas con armamento nuclear en mitad de las amenazas de Putin

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha aclarado que se trata de unas maniobras que se llevan a cabo cada mes de octubre.

Publicidad

La conflicto entre Rusia y Ucrania continúa y entra en el último trimestre del año con las tensiones muy altas, con los bombardeos de Moscú a Kiev y la sombra de una eventual guerra nuclear. Un conflicto del que la OTAN es mero espectador, pero que, aun así, de vez en cuando, manda avisos al líder ruso Vladimir Putin.

La OTAN avisa a Vladimir Putin

Uno de esos avisos tendrá lugar la semana que viene, con las maniobras de la Alianza destinadas a mantener una capacidad de disuasión nuclear "segura, protegida y eficaz". Estas maniobras, no obstante, ya estaban programadas en el calendario de la organización, pero servirán como una demostración de "firmeza".

Así lo ha manifestado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien ha reiterado el apoyo atlántico a sus aliados y, más concretamente, a Ucrania. En cuanto al posible uso de armamento nuclear, ha asegurado que Putin sabe "que ni debe" comenzar un conflicto de estas características "ni puede ganarlo" y ha aclarado que se toma en serio sus amenazas. Asimismo, ha trasladado que, en ese caso, Rusia sufrirá "consecuencias severas".

De esta manera confirma el apoyo indefinido a Kiev, fundamentado en un "interés moral, político y de seguridad". Eso sí, ha descartado, al menos por ahora, una entrada directa en la guerra, alegando que la idea de fondo de la disuasión nuclear de la OTAN siempre ha sido "mantener la paz".

El 'Steadfast Noon' se hace cada octubre

Las maniobras, apodadas como 'Steadfast Noon', tendrán lugar a más de 1.000 kilómetros del territorio ruso y, tal y como informa Efe, estarán presentes un total de 14 países aliados. Se trata de unas pruebas que se realizan cada mes de octubre y en un país distinto, por lo que no tienen nada que ver con el conflicto.

Lo que sí que está vinculado con el conflicto es el aumento de las laboras de vigilancia, una acción que responde al presunto sabotaje ruso sobre los gasoductos de la red Nord Stream, aunque no ha entrado, oficialmente, en valoraciones acerca de los posibles culpables. De hecho, Stoltenberg ha hecho saber que la OTAN contestaría de manera "decidida" a un ataque contra infraestructuras críticas.

Publicidad