OTAN

La OTAN considera que China es la mayor amenaza a largo plazo y busca reducir su dependencia de Pekín

Los ministros de Exteriores de la OTAN se han reunido y han trazado una hoja de ruta para reducir las dependencias crecientes sobre China.

Publicidad

Este miércoles, los ministros de Exteriores de la OTAN han abordado la relación con China. La Alianza Atlántica intenta reducir su dependencia de Pekín en un momento de tensiones geopolíticas importantes provocadas por la guerra entre Rusia y Ucrania.

Aunque Rusia es el problema más urgente en el corto plazo, en la OTAN están convencidos de que, en el largo plazo, la mayor amenaza se llama China. Existe una gran preocupación por su arsenal militar, que cada vez es más completo, por el uso oscuro que hacen de la tecnología y también porque el país chino quiere tener un peso económico mayor dentro de los países aliados, sobre todo haciendo inversiones millonarias.

La OTAN no pierde de vista a China

Por todo esto, los ministros de Exteriores de la Alianza han trazado una hoja de ruta que lo que busca es reducir nuestras dependencias crecientes sobre China y, en especial, para que no se repita lo que ha pasado con Rusia y el suministro del gas.

"La guerra en Ucrania nos ha demostrado lo peligroso que es ser dependientes de regímenes autoritarios como China en cuanto a cadenas de suministros, tecnología e infraestructuras", ha expresado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Eso sí, recalcan que Pekín "no es un adversario" y que continuarán teniendo relación económica y comercial con el país chino. "Continuaremos interactuando con China cuando sea de nuestro interés", ha dicho Stoltenberg.

En la misma línea ha ido el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell. Borrell ya instó, en una intervención en el Parlamento Europeo el pasado 22 de noviembre, a no perder el contacto con Pekín, pero al mismo tiempo advertía de que las dependencias comerciales podrían convertirse en "vulnerabilidades".

"Hemos establecido con China una relación comercial tan importante y nuestras empresas han invertido tanto en China que no podemos pensar que podamos construir un futuro sin tener en cuenta la enorme fuerza que tiene un país que está llamado a jugar en el mundo el papel que le corresponde por su dimensión, por su fuerza económica", apuntó.

Publicidad